Sé gourmet en la oficina

Escrito por georgann yara | Traducido por mike tazenda
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Maneras sencillas de darle a tu rutina culinaria laboral una llamada de atención

Sé gourmet en la oficina
Pasa 60 segundos más añadiendo verdes, queso y algunas galletas a tu ensalada. (Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images)

Es increíble cómo la simple adición de algunas frutas frescas de verano, como las fresas, arándanos y frambuesas, puede hacer que una simple ensalada verde sea realmente especial.

— Kate Rowe, chef de Whole Foods

El almuerzo en la oficina a menudo consiste en unos pocos bocados rápidos tragados en el escritorio o una interrupción de un día ocupado en un local de comidas rápidas. La carne con demasiada metida entre panes empapados en mayonesa que has llevado desde tu casa o la hamburguesa con papas fritas que compraste en el local de comida chatarra son más una necesidad poco saludable que una recompensa. Luego de las 2 de la tarde, comer un bocadillo de chocolate industrial o una bolsa vieja de papas frutas tampoco es muy atrayente, y verdaderamente, no es bueno para tu salud. Traer nueva vida a esta rutina puede ser fácil con un poco de creatividad y planificación. No tienes que ser un chef para lograr creaciones culinarias que despertarán la envidia en el comedor.

Haz que tu almuerzo sea interesante

No tienes que ser Giada De Laurentis o Bobby Flay para ser un chef de tu propio almuerzo. Puedes empezar con una comida simple hecha con ingredientes seleccionado que has escogido con cuidado al comprar.

"Cuando pienso en ser gourmet en la oficina, pienso en queso" dice el chef de Arizona y dueño de Catering Michael DeMaria, que también tiene el restaurante Heirloom en Scottsdale. "Un buen queso francés y unas buenas galletas podrían funcionar muy bien".

Las ensaladas son una opción que te permite comer tan ligero o pesado como desees, dependiendo de los ingredientes. Comienza con hojas verdes y vegetales crocantes frescos, nueces o algún ingrediente similar de tu despensa o refrigerador.

Si tienes un minuto extra en la mañana, he aquí otro toque gourmet: en lugar de simplemente colocar los vegetales e ingredientes en un plato de plástico, compone el arreglo en una ensalada del chef o de col, sugiere DeMaria.

"Haz tu propia ensalada y añádele proteínas, como huevos hervidos o carne, vegetales y queso, y ordénalos en filas por encima", aconseja DeMaria.

Un aderezo básico normalmente es un aceite y un ácido, como vinagre o jugo de cítricos. Pero a DeMaria le gusta hacer las cosa más intensas. Para un poco de picante, prueba añadir unas gotas de salsa Sriracha. Para un toque frutal, haz un puré de frutas.

"Si añades un puré de frambuesas, puedes convertir tu vinagreta normal en una vinagreta roja de frambuesas", afirma.

Guarda algunas frutas especiales para una guarnición que convertirá a tu ensalada en algo espectacular, aconseja Kate Rowe, chef de Whole Foods.

"Es increíble cómo la simple adición de algunas frutas frescas de verano, como las fresas, arándanos y frambuesas, puede hacer que una simple ensalada verde sea realmente especial." dice Rowe. "Incorpora algunas almendras picadas o nueces tostadas y queso de cabra desmenuzado, y tendrás una ensalada de primer nivel. En el otoño, añade cubos de pera o manzana. En el invierno, añade gajos de naranja o pomelo".

En tu próxima visita al mercado, explora tu lado aventurero buscando variedades inusuales de habas, lentejas y granos integrales, los cuales Rowe aconseja cocer y añadir a las ensaladas para unas vacaciones de las texturas y sabores típicos. ¿Te sientes inquieto? Opta por quinoa roja o negra para añadir atractivo visual a tu almuerzo.

¿Quieres tomar sopa en un día fresco? Incluso una sopa de microondas normal o un par de cucharones de la cafetería pueden ser mejorados con algunos ingredientes básicos de la despensa de tu casa.

"Piensa en semillas de girasol tostadas o nueces, o croutones caseros. Las palomitas de maíz también pueden acompañar una ensalada, como así también garbanzos asados", afirma Rowe.

DeMaria usa una tapenade para darle a los sándwiches un toque distintivo. Aceitunas picadas o hechas puré son la base común para este condimento provenzal, pero otros vegetales también van muy bien. Él hace una tapenade con cebollas caramelizadas para acompañar el pollo asado.

Incluso un sándwich de mantequilla de maní y jalea puede ser mejorado. Rowe sugiere tostar dos rebanadas de pan integral, llenarlo con mantequilla de almendras o castañas, y añadir rebanadas de banana o uvas en mitades.

Bocadillos sofisticados

En lugar de enfilar hacia la máquina de golosinas y comprar una barra de chocolate o una bolsa de papas fritas a la tarde, lleva tus propios bocadillos para una experiencia epicúrea.

Las frutas de estación, como el melón o las fresas, le dan a DeMaria energía adicional durante sus días atareados. "La fruta es un excelente bocadillo energético" afirma. "Si hay una licuadora en tu oficina, puedes hacer un batido":

Los fanáticos de los vegetales pueden llevar rábanos, guisantes e incluso hinojo, recomienda Rowe. Haz tus propias salsas o aderezos usando yogur como base en lugar de mayonesa o crema ácida. Lleva un poco de humus para acompañar tus vegetales o trozos de pan árabe.

Si te apetece algo salado, puedes asar garbanzos o hacer una mezcla de frutas secas. Añade algunos pretzels y palomitas de maíz si así lo deseas.

Envasa y planea

Existen muchos contenedores de plástico para llevar de varios tamaños disponibles para acomodar los restos de pasta con albóndigas de anoche o una ensalada y su vinagreta. Asegúrate que el recipiente pueda ir al microondas si tu almuerzo requiere ser calentado, y séllalo herméticamente si contiene sopa o aderezo de ensalada. Colocar el recipiente dentro de bolsas selladas ofrece protección adicional contra derrames.

Una launchera con un par de paquetes de del para el congelador en el auto mantiene el almuerzo y los bocadillos de DeMaria a la temperatura apropiada, haciendo que las paradas en los locales de comida rápida sean menos tentadores.

"Cuando tengo hambre, sólo lo tomo y está listo para comer" afirma. "También intento tener una bebida lista para tomar".

DeMaria planifica sus comidas de manera saludable. En general se inclina por las ensaladas y pollo asado que pueden prepararse por adelantado y comerse solos o sobre un colchón de hojas verdes.

"Si cocinas pollo en la noche, haz algunas piezas extra para el almuerzo", aconseja. "Debes ser más creativo, no va a ocurrir por sí solo".

Rowe sugiere tener una estrategia al hacer las compras. En lugar de comprar comidas ya hechas, compra en un lugar donde puedas obtener porciones pequeñas y escoge una variedad de carnes y quesos para mezclar y combinar durante la semana. Desafíate a preparar una receta nueva una vez a la semana o al mes, pensando en algo que resulte en unas deliciosas sobras.

"Date un tiempo cada semana para planificar tu menú de almuerzo y ve a hacer las compras", explica Rowe. "Si tienes buenos ingredientes y un plan, serás capaz de preparar almuerzos sabrosos cada día".

Hacer una comida que te apetezca es la clave para resistir la tentación de correr a comprar una hamburguesa. Llevar un toque gourmet a tus comidas y bocadillos en la oficina no es una tarea tonta, pero con un poco de planificación y creatividad, descubrirás que es un crimen culinario no hacerlo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles