Las habilidades motoras oculares de los niños

Escrito por hannah wahlig | Traducido por adriana de marco
Las habilidades motoras oculares de los niños

Las habilidades oculares motoras están marcadas por la aptitud para controlar el movimiento del ojo y responder al estímulo visual.

eye image by Pali A from Fotolia.com

Las habilidades oculares motoras de una persona controlan el movimiento de los ojos para que la información visual pueda ser transmitida al cerebro y traducida a comandos para el resto del cuerpo. Los niños desarrollan habilidades oculares motoras tan pronto como pueden abrir los ojos, pero la mayoría de ellas se ejercitan más tarde cuando aprenden a leer y a escribir. Los problemas con estas habilidades pueden llevar a una visión dañada, dolores de cabeza crónicos y dificultad en la lectura.

Otras personas están leyendo

Características

Las habilidades oculares motoras requieren de la coordinación de varias partes del ojo para enfocarse en los blancos visuales y transmitir la imagen al cerebro para que la interprete. Cada esclera, la parte de la superficie blanca exterior del ojo, está prendida a tres nervios y a un sistema de 6 pequeños músculos. Estos músculos controlan el movimiento de los ojos, generalmente en respuesta a un mensaje del cerebro de enfocarse en un objeto en particular. Los músculos y los nervios del ojo trabajan para estabilizar la mirada o para mantener el ojo quieto mientras la cabeza se mueve y para cambiar el objeto que se mira o seguir a los objetos en movimiento con los ojos. Debido a que el movimiento de los ojos está controlado por músculos, los bebés y los niños pueden practicar su uso antes de que tengan control absoluto de ellos, como lo hacen con cualquier otro sistema musculo-esquelético del cuerpo.

Significado

El movimiento del ojo exacto y controlado contribuye a la habilidad del niño a ver y seguir los objetos. Las habilidades oculares motoras, que se desarrollan de forma temprana, contribuyen al desarrollo de la coordinación ojo-mano; la habilidad visual de un pequeño para seleccionar y tomar los objetos es una habilidad motora que es esencial para el posterior desarrollo de movimientos más complicados, como sostener una taza o escribir. Estas habilidades facilitan las otras habilidades claves que se desarrollan en la infancia, especialmente la lectura. La habilidad de un niño para mirar una página de texto en la dirección correcta mientras se enfoca en cada palabra individualmente en orden requiere de una coordinación compleja entre los ojos y el sitema nervioso central para que pueda interpretar y retener la información.

Plazos

Luego del nacimiento, la visión del bebé está limitada a los objetos que se ponen cerca de su cara; no pueden distinguir entre dos objetos que están cerca uno del otro, como las manos o un par de pelotas. Dentro de los dos a cuatro meses de vida, un bebé debe poder coordinar los movimientos de los dos ojos juntos, para que cada ojo tome los objetos al mismo tiempo. La percepción de profundidad o la habilidad para juzgar la distancia a la que está un objeto del cuerpo, generalmente, se desarrolla a los seis meses; durante este período, los niños empiezan a experimentar al mundo como un espacio tridimensional. Las mociones para tomar los objetos como resultado de la coordinación ojo-mano se desarrolla hacia los nueve meses y los bebés de esta edad pueden seguir un objeto con sus ojos cuando se lo pone frente a ellos. A los dos años, las habilidades oculares motoras deben estar bien desarrolladas.

Problemas potenciales

El pobre desarrollo de las habilidades oculares motoras generalmente se manifiesta como la imposibilidad de seguir objetos en movimiento o por movimientos no coordinados de los ojos, que resultan en ojos desviados o bizcos. Además de la posibilidad de una visión dañada o borrosa, el pobre desarrollo de las habilidades oculares motoras es un factor inportante para los problemas de los niños en edad escolar que deben aprender a leer y escribir. A los estudiantes que se les diagnostican problemas de aprendizaje, generalmente tienen una disminuida habilidad ocular motora que contribuye a que tarden en leer y tengan dificultad en moverse de palabra en palabra.

Prevención / Solución

Las actividades para estimular el desarrollo de la habilidad ocular motora en los niños promueve el desarrollo del control del movimiento del ojo y les ayuda a desarrollar el control de la mirada. Practica el control de la mirada con un bebé moviendo objetos lentamente en frente de su cara; los pequeños pueden desviar o cambiar la mirada pero los más grandes se enfocarán el el objeto mientras entra y sale de su campo visual. Apoya el desarrollo de la memoria visual con juegos de esconder y buscar los objetos de las imágenes. A los niños más grandes, muéstrales un diseño visual de formas y números y sácalo de su campo visual; pídeles que repitan o dibujen la imagen que vieron. Los juegos que involucran las pistas visuales y de atención desarrollan las habilidades oculares motoras para los chicos en desarrollo de todas las edades.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media