Cómo limpiar tripas de cerdo

1
Ha sido de ayuda

Las salchichas son uno de los medios más antiguos de mantener las carnes molidas para el curado. Estas formas largas oblongas se utilizan en todo el mundo en una variedad de recetas. Las salchichas se pueden curar ahumándolas y colgándolas o bien cocidas cuando están frescas. Mientras las tripas artificiales se utilizan con frecuencia en la fabricación de salchichas, preparar y usar tus tripas para salchichas no solo es aleccionador, sino un medio para aprovechar toda la carne y mantener el proceso totalmente natural.

Photos.com/Photos.com/Getty Images

Necesitarás

Otras personas están leyendo

Paso 1

Coloca los intestinos en la palangana. Corta la grasa en la parte del intestino pegada a la tripa. Corta a través de cualquier tejido conectivo entre pliegues de los intestinos, creando una sola pieza larga.

Paso 2

Corta una parte del intestino a 6 pies (1,82 m). Coloca una manguera en la parte superior de la carcasa, dejando correr agua fría a través de esta y pide a alguien que sostenga la parte inferior de la tripa para que no toque el piso. Mueve la mano hacia abajo desde la parte superior de la carcasa, presionando hacia afuera el agua y cualquier suciedad restante de las paredes internas del intestino.

Paso 3

Repite el lavado hasta que el agua que este corriendo por la parte inferior salga clara.

Paso 4

Voltea el intestino hacia afuera tirando de la parte interna. Dirige tus manos por todo el intestino de adentro hasta afuera mientras corre el agua sobre el para eliminar cualquier residuo adicional de las paredes, así como cualquier mucosa.

Paso 5

Repite la inversión hasta que el intestino completo este limpio. Colócalo de nuevo en la palangana, límpialo y llénalo con agua y dos o tres tazas de sal. Añade la cebolla y revuelve suavemente la mezcla para asegurar que se distribuya uniformemente. Permite que se asienten durante la noche en el refrigerador.

Paso 6

Utiliza los intestinos una semana después para crear salchichas.

Consejos y advertencias

  • Comienza con el intestino delgado al hacer tus propias tripas, ya que son más fáciles de trabajar.
  • Asegúrate de que los cerdos no han sido alimentados por uno o dos días antes de su sacrificio, ya que hace más fácil y más higiénica la limpieza.
  • Siempre limpia la superficie de trabajo y tus manos muy bien después de manipular el cerdo crudo, ya que puede causar desarrollo de bacterias.

Referencias

Comentarios

Más reciente