La mejor forma de guardar pan casero

Escrito por cindy hill | Traducido por maria eugenia gonzalez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La mejor forma de guardar pan casero
Cómo guardar el pan casero. (Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images)

El pan casero es una mezcla de gluten, almidón, agua y aire. Se levanta en un horno caliente húmedo y tierno por dentro, con una corteza crujiente dorada, despidiendo ese aroma celestial a pan recién horneado. Es ideal comer el pan casero de inmediato, antes de que los almidones maleables comiencen a cristalizarse. Comienza a ponerse duro tan pronto se enfría, pero puedes ayudar a prolongar su vida con el guardado adecuado.

Otras personas están leyendo

Bolsas y envoltorios

El pan casero debe guardarse para usar en poco tiempo a temperatura ambiente. Para usar más tarde el mismo día, simplemente coloca la hogaza de pan con el extremos cortados sobre la tabla de pan. Para conservar el pan por uno o dos días, guarda las hogazas crujientes en una bolsa de papel para permitir la circulación de aire. Pon el extremo cortado del baguette dentro de la bolsa para evitar que la siguiente rodaja se reseque. Los panes para emparedados blandos deben guardarse en bolsas de plástico, quitando o succionando la mayor cantidad posible de aire de la bolsa. Coloca la hogaza con el extremo cortado dentro de la bolsa.

Cajas de pan

Solo una generación atrás, una caja de pan eran un básico en las encimeras de todas las casas. El regreso actual del pan artesanal o casero hace que la caja de pan sea una herramienta útil en la cocina una vez más. La caja de pan permite la temperatura ambiente y la conservación en un lugar oscuro, que ayudan a extender la vida del pan fresco por varios días. Envuelve la hogaza en una bolsa de papel o plástico según convenga al tipo de pan, y luego colócala en la caja de pan. Cierra muy bien la caja. Recuerda usar el pan antes de que se endurezca. En los climas particularmente secos, pon un pequeño plato con agua en la caja de pan para ayudar a mantener la humedad. No guardes otros alimentos u objetos aromáticos en la caja de pan (vitaminas, cigarros, cebollas), ya que tu pan absorberá el sabor.

Congelamiento

Si tienes más pan casero del que podrás comer en dos o tres días, congela el exceso. Nunca guardes pan en el refrigerador, ya que el frío acelerará el proceso de cristalización del almidón y volverá a tu pan imposible de comer en horas. Cuando lo descongeles, el pan adecuadamente congelado será solo ligeramente menos perfecto de lo que era en el momento en que lo congelaste. Congela el pan tan pronto se haya enfriarlo luego de sacarlo del horno. Envuelve el pan muy apretado con papel film y colócalo en una bolsa grande para congelador con cierre hermético. Cierra la bolsa dejando media pulgada (1,25 cm) abierta, quita el aire restante por el agujero y cierra rápidamente. Etiqueta la bolsa con la fecha y la clase de pan con un rotulador permanente. Colócala de inmediato en el congelador. También puedes cortar el pan en rodajas y congelar varias de ellas juntas en bolsas más pequeñas, lo que te permite retirar la cantidad de rodajas necesarias para hacer tostadas o emparedados para el día.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles