Oraciones cristianas para la curación física

Escrito por ron augustine | Traducido por barbara obregon
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Oraciones cristianas para la curación física
No debes ofrecer oraciones a Dios como si dieras una lista de Navidad a Santa Claus. (el cristo image by rrruss from Fotolia.com)

La oración es una manera de ponerte en contacto con Dios. Sin embargo, no ofreces oraciones a Dios como das una lista de Navidad a Santa Claus. Orar por la sanidad física se trata de reconocer nuestra propia fragilidad y debilidad, que nos da un tiempo para mirar a la bondad de Dios por la esperanza. Si oras por la sanidad, hazlo con fe, pero no con los suposiciones de cumplimiento.

Otras personas están leyendo

Oración por el Cuerpo

Las mejores oraciones que un cristiano puede articular son las que han venido de las mismas Escrituras. Uno de los mejores recursos para la oración en el Antiguo y Nuevo Testamento son los Salmos. Si tienes problemas físicos, repite el Salmo 6:2: "Ten misericordia de mí, Señor, porque estoy enfermo; Señor, sáname, porque mis huesos se estremecen".

Esta oración a Dios se basa por completo en él para el alivio. En paralelo, en el verso, la misericordia de Dios y la curación se entrelazan. Esto significa que, cuando ores para que Dios sane tu cuerpo, pídele misericordia. Sin su misericordia, tu curación no va a suceder.

Oración por la Mente

Otro excelente Salmo para rezar es el Salmo 41. En este capítulo, el autor escribe: "El Señor lo sostendrá en su lecho de enfermo y lo restaurará desde su lecho de enfermedad. Digo: 'Oh Señor, ten misericordia de mí; sáname, porque he pecado contra ti.'".

Esta oración también calmará la mente de la persona que reza. Cuando el salmista dice. "Yo he pecado contra ti", reconoce su situación de mortalidad en la infinita creación de Dios. Cuando rezamos lo mismo, nuestras mentes alcanzarán la paz. Orar por nuestras mentes, además de nuestros cuerpos, nos recuerda la grandeza de Dios, lo que incrementa nuestra fe en él más que en nuestra propia humanidad.

Sanación para los demás

La escritura que mejor establece la teología de la oración para la curación de los demás es la más famosa que Jesús mismo pronunció: "Cuando oren, digan:" '. Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad".

Cuando oramos para que alguien sea sanado, lo hacemos porque queremos que nuestros seres queridos estén felices y saludables. Pero, más importante aún, es que en el sufrimiento volvemos nuestros ojos a Dios. Si todos fuéramos saludables en todo momento, no tendríamos ninguna razón para orar por la sanación.

Algunas denominaciones creen que las oraciones por la curación física deben incluir una mención de "la voluntad de Dios." El reconocimiento de la voluntad de Dios muestra que entendemos que depende de Dios en última instancia a Dios si nuestras oraciones por la curación física van a suceder.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles