Las partes de un árbol de mandarina

Escrito por janelle bartels | Traducido por karolynne gardim
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Las partes de un árbol de mandarina
Los árboles de mandarina contienen los mismos componentes básicos de casi todos los árboles frutales. (tangerine tree image by Daria Miroshnikova from Fotolia.com)

Los árboles de mandarina se originaron en el sureste de Asia, pero son comunes hoy en día en los Estados Unidos y en todo el mundo en climas más tropicales. Una variedad de la naranja mandarina, los árboles de mandarina vienen en diferentes especies, con la clementina y satsuma japonesa siendo las más populares. Aunque disponibles en muchas variedades, estos árboles tienen partes específicas comunes a todos los árboles cítricos.

Otras personas están leyendo

Follaje

Los árboles de mandarina tienen follaje verde oscuro y hojas densas y brillantes. Los árboles tienen hojas anchas, con dientes pequeños y redondeados a lo largo de sus bordes. Las hojas tienen forma lanceolada y perennes con pecíolos ligeramente alados o tallos de hojas. Para producir la fruta de mandarina, la planta debe haber producido un número suficiente de nodos de hoja. The Food & Fertilizer Technology Center (FFTC) dice que esto puede lograrse a través de la poda excesiva, lo que reduce el número de hojas y ayuda a la producción de los nodos de hoja. Por lo general los árboles de mandarina tienen una corona abierta y casi simétrica, alcanzando alturas de 15 a 20 pies (4,57 a 6,10 m).

Fruta y flor

Los árboles de mandarina producen mandarinas, frutas achatadas y carnosas conocidas por su sabor y aroma dulce. Cuando están maduras, las cáscaras de la fruta tienen un profundo color rojo-naranja. El fruto es producido en el extremo de los tallos sobre las partes exteriores del árbol. Una vez retirada del árbol, la fruta de mandarina deja de madurar. Al igual que todos los árboles cítricos, los árboles de mandarina pueden florecer y dar frutos por años, hasta 20 ó 30 años en algunos casos. Los árboles producen flores pequeñas, blancas y fragantes que por lo general consisten de cinco pétalos y aparecen en marzo o abril. La fragancia de las flores las hace particularmente atractivas para las abejas melíferas.

Ramas

Al igual que con los árboles frutales en general, los árboles de mandarina deben mantenerse a la altura adecuada y la forma del dosel para las ramas tener suficiente espacio para florecer. Eso hace que podar sea fundamental, según la FFTC. Los árboles demasiado grandes pueden tener doseles muy densos y ramas en el interior que pueden morir por falta de luz solar. La madera de algunas variedades de estos árboles es frágil y las extremidades pueden romperse bajo cargas de cultivos pesados.

Tronco y brotes

Los árboles de mandarina son delgados, con una altura máxima de unos 25 pies (7,62 m). Aunque comúnmente contienen espinas, algunas variedades no. Aunque el nuevo crecimiento de los brotes puede ocurrir durante todo el año, la FFTC afirma que los brotes de primavera y verano son los más importantes para la salud del árbol y su fruto. La madera que da se desarrolla principalmente de estos brotes. Al podar, no más de 15% de los brotes totales deberían ser eliminados.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles