Lifestyle

Qué hacer si un perro se come unos huesos de pollo

Escrito por daniel westlake | Traducido por maría j. caballero
Qué hacer si un perro se come unos huesos de pollo

perro g_5364. image by torugo from Fotolia.com

Mientras que los perros y los huesos tienden a ir juntos como dos gotas de agua, los huesos de pollo y los perros no se mezclan y estos huesos pueden ser muy peligrosos para el perro. Los huesos de pollo, especialmente los cocinados, son frágiles y pueden romperse en el estómago del perro, fragmentándose en pequeños pedazos y a menudo afilados que pueden alojarse en el estómago del perro o el intestino delgado y causar una hemorragia interna grave. Hay una serie de cosas que hacer si tu perro accidentalmente consume huesos de pollo.

Otras personas están leyendo

La sobrealimentación

Si tu perro come huesos de pollo, un método de protegerlo de los efectos nocivos que los huesos frágiles pueden tener en sus entrañas es la sobrealimentación con alimentos suaves, que van desde comida para perros húmeda hasta el arroz cocido y carne cocida. Si bien esto no es saludable para el animal si se hace durante un largo período de tiempo, la comida extra en el estómago y el tracto digestivo ayuda a cubrir las astillas que puedan haber sido creadas por los huesos frágiles en el estómago y los intestinos del perro. Se tarda unos pocos días, en promedio, para que los huesos de pollo salgan del sistema de un perro.

Remedio de la bola de algodón

Alimentar a tu perro con bolas de algodón es en realidad una forma de aislar su estómago y el tracto digestivo de los fragmentos asociados con huesos de pollo después de haber sido comidos. Sin embargo, hay un método específico para esta locura; de lo contrario, las bolas de algodón pueden hacer más daño que bien y causar una obstrucción en el tracto digestivo del perro. Utiliza sólo 100 por ciento algodón y empápalos mitad y mitad con paté de hígado o cualquier otra cosa que su perro no vaya a rechazar cuando se los des de comer. El algodón debe ser empapado completamente e incapaz de absorber más líquido para evitar la posibilidad de crear una obstrucción intestinal. Las bolas de algodón empapadas deben pasar por el perro en unos dos días, junto con los huesos de pollo.

Provocar el vómito

Si descubres a tu perro poco después de que comió huesos de pollo, la inducción del vómito es otra buena forma de proteger su tracto digestivo. Empujar algo en la garganta del perro para que simplemente lo haga vomitar, sin embargo, puede crear una reacción violenta con los huesos de pollo ya astillados y causar un desgarro en el estómago o la garganta. Así que dale de comer una lata de calabaza, por ejemplo, para hacer que vomite de forma natural. A continuación, busca en el vómito para asegurarte de que los huesos fueron regurgitados. Si ninguna de estas soluciones parece una opción viable, llamar a tu veterinario es otro curso de acción seguro, a pesar de que podría terminar en una visita costosa.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media