Trastornos intestinales en perros después de la ingestión de un hueso

Escrito por emilytrudeau | Traducido por georgina velázquez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Trastornos intestinales en perros después de la ingestión de un hueso
Todos los huesos son inseguros para que tu perro los mastique. (thor image by hugy from Fotolia.com)

Ha habido mucha controversia en torno a la idea de alimentar a los perros con huesos. Sin embargo, el 20 de abril de 2010, la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) emitió un comunicado diciendo que los huesos son de hecho un riesgo para la salud de los perros por varias razones, incluyendo problemas intestinales. Los pedazos de hueso y fragmentos se pueden romper mientras el perro mastica los huesos, y pueden ser tragados por éste. Si logran pasar al intestino, pueden causar una obstrucción o rasgar el revestimiento, lo que puede causar una hemorragia interna.

Otras personas están leyendo

Conceptos erróneos

Muchos propietarios de perros han alimentado con huesos a sus perros durante años, pensando que se trata de una adición saludable a la dieta de los perros. Los huesos han sido alabados por mantener bajo el sarro y fuertes los dientes, y, naturalmente, a los perros les encanta. Ha habido mitos de que los huesos de pollo son los únicos huesos peligrosos, o que los huesos son seguros siempre y cuando estén crudos. Los riesgos para la salud involucrados con la ingestión de huesos son mayores que todos estos beneficios potenciales. Se ha descubierto que los huesos crudos tienen un mayor riesgo de provocar la salmonera y siguen siendo igual de peligrosos para ingerir como los huesos cocidos. Los huesos de pollo tienen un alto rango en términos de peligro debido a su tamaño pequeño y delicado, pero se ha demostrado que todos los demás huesos se descomponen en fragmentos peligrosos también.

Trastornos intestinales en perros después de la ingestión de un hueso
Los huesos se descomponen en fragmentos peligrosos. (Thinkstock/Stockbyte/Getty Images)

Efectos

Las obstrucciones en el intestino son comunes cuando un perro se traga un hueso de tamaño considerable. Puede que llegue tan lejos hasta los intestinos, pero luego se atora. Esto puede ser un problema importante para las entradas y las salidas normales del perro y puede crear complicaciones graves. Es de esperar que el perro tenga estreñimiento, especialmente si hay bordes cortantes que hacen que los movimientos intestinales sean dolorosos, así como difíciles. Estos bordes afilados también podrían causar el desgarro de la mucosa intestinal. Esto puede resultar en una hemorragia interna, sangre en las heces y sangrado por el ano.

Peritonitis

Si la mucosa intestinal se ha desgarrado por fragmentos óseos ingeridos, una infección bacteriana llamada peritonitis puede ocurrir. Es una infección del peritoneo, que es una membrana delgada que recubre las paredes abdominales de los perros. Esta es una infección grave que puede propagarse rápidamente por todo el cuerpo si no se trata.

Tratamiento

Dependiendo de las complicaciones por la ingestión de los huesos, un perro puede necesitar cirugía y/o antibióticos. Siempre es importante llevar a tu perro a un veterinario inmediatamente si sospechas de un problema intestinal de cualquier tipo, especialmente si tu perro presenta síntomas relacionados con heces con sangre o el ano con sangre.

Prevención/Solución

De acuerdo con la FDA, no debes alimentar a tu perro con ningún tipo de hueso bajo ninguna circunstancia. En general, se les considera inseguros. Muchas otras sustancias se encuentran disponibles para que los perros muerdan en lugar de los huesos que son mucho más seguros. Siempre debes estar presente cuando tu perro mastique algo nuevo por primera vez.

Consideraciones

Hay otros riesgos de salud además de los problemas intestinales relacionados con que los perros mastiquen huesos. Esos riesgos incluyen dientes rotos, problemas en las encías, asfixia y que los huesos se queden pegados a lo largo del camino, desde el esófago hasta el estómago. Los huesos pueden romper cualquier porción del sistema digestivo, causando problemas de salud igualmente peligrosos para tu mascota, que requieren atención inmediata por parte de un veterinario.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles