Qué hacer con muchos pimientos verdes, largos y delgados

Escrito por irena eaves | Traducido por natalia pérez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Qué hacer con muchos pimientos verdes, largos y delgados
Los pimientos verdes, largos y delgados es probable que piquen. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Al final del verano, los jardines, mercados de granjeros y tiendas están invadidos por pimientos. Desde picantes a dulces, las posibilidades culinarias son prácticamente infinitas. Pero cuando te enfrentas con un gran lote de pimientos, tu mejor apuesta es preservarlos. Sólo hay algunas maneras de disfrutarlos antes de que se echen a perder, así que pon un poco de esfuerzo adicional para que duren de invierno a primavera. Los pimientos verdes, largos y delgados es probable que piquen, así que úsalos para agregar un toque picante a tus comidas mucho después de que la temporada haya pasado.

Otras personas están leyendo

En vinagre

Pon tus pimientos en vinagre y disfrútalos en ensaladas, sándwiches, fajitas y otros platos a lo largo de todo el invierno. Puedes hacer que el producto terminado sea más o menos picante dependiendo de tu gusto. Para reducir el picor, quita las semillas de los pimientos antes de ponerlos en el frasco de conserva esterilizado. Rebana los pimientos con anticipación o déjalos enteros. Si quieres dejarlos enteros, corta de 2 a 4 tiras en cada pimiento para evitar que colapsen durante el proceso de conserva. Algunos pimientos en vinagre desarrollan una piel dura, así que rápidamente escáldalos para quitar la piel antes de ponerlos en vinagre. Una vez que el frasco está lleno de pimientos, llénalo con una solución que sea una parte de agua y tres partes de vinagre blanco. Agrega media cucharada de sal gruesa cada 4 tazas de solución para realzar el sabor de los pimientos sin afectar el color o la textura, Sella el frasco de conserva en un baño de agua caliente, luego guárdalo en un lugar fresco y oscuro durante cinco o seis semanas para permitir que los sabores se desarrollen. Guarda los pimientos en el refrigerador una vez que el frasco sea abierto.

Secos

El secado es uno de los métodos más simples disponibles para preservar pimientos picantes. Una vez que los pimientos están secos, puedes romperlos en pedazos pequeños y agregarlos a la cocción de los platos o molerlos en polvo para condimentar alimentos. Enjuaga y seca los pimientos y luego quita los tallos. Desecha cualquiera que tenga manchas blandas o descoloridas o los que emitan un olor podrido. Esparce los pimientos en una sola capa sobre una bandeja para horno y ponlos en un lugar seco, cálido, soleado y bien ventilado. Puedes sacar los pimientos fuera en días secos y calurosos, pero asegúrate de llevarlos de nuevo hacia adentro durante la noche. Los pimientos están listos cuando la carne está seca y quebradiza y la piel está dura. Guárdalos en un contenedor hermético en un lugar seco y fresco hasta por seis meses.

Congelados

Congelar pimientos picantes requiere casi ninguna preparación y preserva los pimiento hasta por nueve meses. Si quieres, puedes hasta asarlos antes de congelarlos para que tengan un sabor picante y ahumado. Enjuaga y seca los pimientos con cuidado, luego quita los tallos. Ponlos en una bolsa sellada para refrigerador. Quita todo el aire que puedas de la bolsa, luego guárdala en el refrigerador. Cuando necesites un pimiento, saca uno de la bolsa y vuelve a sellarla para la próxima vez. Los pimientos pequeños se descongelarán en pocos minutos.

Pasta

Convierte tus pimientos en una pasta concentrada. Puedes usar la pasta como un condimento o mezclarla dentro de los platos para un condimento picante. Enjuaga y seca los pimientos. Quita los tallos y pícalos en trozos grandes. Combina los pimientos en una licuadora con partes iguales de aceite de oliva y agua, junto con algunos dientes de ajo y sal a gusto. Si deseas, puedes agregar hierbas frescas picadas para más sabor. Procesa los ingredientes hasta que se forme una pasta. La pasta puede ser guardada en el refrigerador por hasta una semana. Para almacenamiento a largo plazo, congela la pasta en bandejas de cubos de hielo, luego transfiérela a una bolsa de refrigerador con cierre de seguridad.

Salsa

Puedes sorprenderte al saber que hacer tu propia salsa picante es casi tan fácil como comprar una botella en tu tiendas más cercana. Enjuaga y quita los tallos de los pimientos, luego ponlos en una licuadora. Agrega suficiente vinagre blanco para cubrir los pimientos y un par de cucharadas de sal a gusto. Hazlos puré hasta que la mezcla sea bien suave. Vierte la salsa en un recipiente y llévala a que hierva. Ten cuidado con el aroma que escapa del líquido en ebullición, puede causar un fuerte dolor en nariz y ojos. Vierte la mezcla en un frasco o botella sanitizados y permite que se enfríe. Cubre el frasco con un trapo y deja que se asiente, sin moverlo, por tres días. Quita la capa de vinagre que se forma en la parte superior de la botella, luego guarda la salsa tapada en en refrigerador hasta que estés listo para usarla. La salsa picante se mantendrá allí por varios meses. Cuando la salsa se pone efervescente es momento de tirarla.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles