DESCUBRIR
×

Cómo preparar un buen pollo frito crocante

Actualizado 17 abril, 2017

El pollo frito es un plato clásico de los picnics en los Estados Unidos que se prepara con pedazos de pollo cortados, condimentados y rebozados que se fríen en una sartén o en una freidora. El pollo frito se puede comer tanto caliente como frío, a veces con salsa picante u otros tipos de salsa. Generalmente se le hace un rebozado fino y el cocinero debe tomar ciertas precauciones si quiere que la piel quede bien crocante. Si utilizas la técnica apropiada y distintos tiempos de cocción para las diferentes partes del pollo, puedes preparar un pollo frito excelente.

Instrucciones

Comstock/Comstock/Getty Images
  1. Marina los pedazos del pollo en suero de leche durante al menos cuatro horas. Esto no solo le da sabor a la carne, sino que la mantiene húmeda mientras se cocina y también ayuda a que el rebozado se le adhiera.

  2. Condimenta el pollo con sal, pimienta y otras especias como el ajo en polvo y la pimienta de cayena. Luego pásalo por harina. Sacude el exceso de harina de los pedazos del pollo y colócalos en una bandeja para que se sequen y para que la harina forme una corteza.

  3. Bate huevos y luego prepara otra cobertura de harina con condimentos, harina de maíz o migas de pan. Vuelve a rebozar los pedazos de pollo y luego colócalos nuevamente a que se sequen sobre una bandeja para que se les forme una corteza.

  4. Calienta una sartén pesada de 12 pulgadas (30 cm) llena de aceite a fuego medio a alto. Al freír con sartén se obtiene una corteza mejor que al utilizar una freidora. Da vuelta a los pedazos de pollo cuando se cocine una de las caras y luego drénalas bien sobre una rejilla de acero para que la corteza quede bien crocante cuando el pollo se termine de cocinar.