Cómo preparar una pechuga de pavo al estilo Jennie-O

Escrito por jon williams | Traducido por adrian aguado galindo
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Jennie-O comercializa diferentes tipos de pechuga de pavo. Tu método de cocinarla variará dependiendo de si tienes las pechugas sin piel ni hueso listas para entrar al horno, la pechuga con hueso lista para hornear o la pechuga con hueso impregnada tipo premium. Todas las pechugas Jennie-O están sazonadas. Las pechugas listas para el horno están pensadas para reducir tu carga de trabajo, ya que pueden ir directamente del congelador al horno sin necesidad de descongelarlas, y están empacadas en una bolsa para cocción que las mantiene jugosas. Cocina la pechuga premium como lo harías con un pavo completo: sólo debes ajustar el tiempo de cocción un poco para la pechuga.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Toallas de papel
  • Bandeja para cocinar
  • Bandeja para rostizar
  • Caldo de pollo
  • Termómetro para carne
  • Cuchillo para pelar
  • Tabla para cortar
  • Papel aluminio

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Pechuga premium con hueso condimentada

  1. 1

    Descongela la pechuga toda la noche en tu refrigerador. Retira la pechuga del refrigerador unos 30 o 40 minutos antes de cocinarla para permitir que se caliente un poco a temperatura ambiente.

  2. 2

    Precalienta el horno a 350°F (176,67 °C).

  3. 3

    Seca la pechuga con las toallas de papel. Sazona la pechuga con sal y pimienta, si así lo deseas, y después añade aceite de oliva para prevenir que la piel se seque demasiado.

  4. 4

    Coloca la pechuga hacia abajo sobre la bandeja de cocinar colocada sobre la bandeja para rostizar. Añade de 1/2 a 1 taza de consomé de pollo a la bandeja para rostizar.

  5. 5

    Coloca las bandejas a la mitad del horno. Cocina la pechuga por unos 20 minutos por cada libra de peso. Cuando vayas a la mitad del tiempo de cocción, da vuelta a la pechuga para que quede hacia arriba.

  6. 6

    Coloca el termómetro de carne en la parte más gruesa de la pechuga para revisar si está en su punto. Retira la pechuga del horno si ya alcanzó los 165°F (73,89°C).

  7. 7

    Coloca la pechuga en la tabla de corte y cúbrela con el papel aluminio sin sellarla completamente. Deja reposar por 10 minutos antes de servir.

    Pechugas listas para hornear

  1. 1

    Precalienta el horno a 375°F (190,56°C).

  2. 2

    Retira la pechuga congelada del paquete blanco que la rodea. No retires la bolsa de cocción. Coloca la pechuga dentro de la bolsa en una bandeja cuyos costados tengan al menos 2 pulgadas (10 centímetros) de alto.

  3. 3

    Corta seis ranuras de media pulgada (1,27 centímetros) en la bolsa si estás preparando la pechuga con hueso. Corta tres ranuras de media pulgada (1,27 centímetros) en la bolsa si estás preparando pechuga sin hueso ni piel.

  4. 4

    Coloca la bandeja en el centro del horno. Debes dejar espacio para que la bolsa pueda expanderse conforme se calienta sin que llegue a tocar la bandeja o los muros del horno. Cocina de 4 a 7 libras (1,81 a 3,18 kilogramos) de pechuga con hueso por 2:45 o 3:15 horas. Cocina de 2 a 3 libras (0.91 a 1,36 kilogramos) de pechuga sin piel ni hueso por 1:45 o 2:15 horas. Revisa si ya está en su punto usando el termómetro para carne. Retira la pechuga del horno cuando alcance una temperatura interna de 170°F (76,67°C).

  5. 5

    Deja que la pechuga repose por 10 minutos en la bolsa de cocción antes de abrirla.

Consejos y advertencias

  • El interior de la carne sube de temperatura rápidamente durante la última hora de cocimiento. Si la carne está cerca de alcanzar su punto, no la dejes cocinarse mucho tiempo más sin revisarla

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles