Reglas católicas sobre el divorcio y la comunión

Escrito por dana mial mcmahon | Traducido por paula ximena cassiraga
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Reglas católicas sobre el divorcio y la comunión
Recibir la Sagrada Comunión es un ritual simbólico católico. (Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images)

La religión católica es muy conocida por sus muchas reglas y ritos. Para comenzar a entender el impacto del divorcio en la Iglesia Católica, uno debe entender la diferencia entre el matrimonio civil y el religioso. El Catecismo Católico define claramente las reglas sobre el divorcio, la comunión, volver a casarse y la anulación.

Otras personas están leyendo

Matrimonio civil vs. católico

Un matrimonio civil es el que es realizado y regulado por el gobierno y sus oficiales. Un matrimonio católico es realizado, regulado y honrado por la Iglesia Católica. El civil es un derecho civil, mientras que el católico es un rito religioso y se considera sagrado. El primero puede ser terminado a través de un divorcio. El segundo, no.

Qué significa el divorcio para Iglesia Católica

Cuando dos bautizados celebran el matrimonio en la Iglesia Católica, se dice que el Espíritu Santo entra en ellos y se convierten en uno a los ojos de Dios y, por lo tanto, a los ojos de la iglesia. Ningún hombre puede separarlos. Los hombres no han hecho que se casen, y no pueden declarar un final para su matrimonio. Un decreto de divorcio civil es irreconocible para la iglesia. La iglesia sólo considerará que no están casados, si el matrimonio se considera nulo a través del proceso de anulación. Una anulación es la declaración formal de que un matrimonio no fue verdadero o una unión sagrada.

Comunión y divorcio

En la Iglesia Católica, una pareja que se declara divorciada en un tribunal civil sigue estando casada. Debido a que la iglesia no reconoce una disolución civil del matrimonio, una pareja divorciada civilmente sigue considerándose casada. El Catecismo Católico Estadounidense explica que una pareja puede separarse o divorciarse civilmente y seguir recibiendo la Sagrada Comunión, a menos que hayan cometido una infracción que requiera confesión. Una vez que reciben la absolución del cura a través de la confesión, se consideran limpios y podrían recibir la Sagrada Comunión. Las segundas nupcias de personas divorciadas sería una infracción severa y les prohibiría recibir la Comunión. Una gran parte de la confesión es prometer intentar vivir sin pecado. Volver a casarse pondría a una persona en un estado regular de pecado, descalificándolo para participar en la Sagrada Comunión.

Anulaciones, segundas nupcias y comunión

Debe enviarse una declaración formal al consejo tribunal explicando por qué el candidato o candidatos creen que el matrimonio debería ser anulado. La declaración debería incluir la historia personal. Incluirá una historia del matrimonio y el historial de los padres de ambos. Se requieren los detalles del período de compromiso y la boda. El formato específico de la declaración y las preguntas que se hagan podrían variar entre diócesis. El consejo tribunal tomará la determinación de anulación. Una vez que se haya otorgado una anulación, ambos ex esposos podrían volver a casarse libremente y celebrar de nuevo la Sagrada Comunión.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles