DESCUBRIR
×

10 variedades de carnes hechas para ser asadas

Chris Clinton/Lifesize/Getty Images

Introducción

La carne de res es sin duda la más común para una parrillada. Para los verdaderos amantes de los dorados o ahumados, ya sea al carbón o gas, la parrilla siempre está presente. Cocinar a la parrilla es una forma de arte, una que dibuja el sabor de las carnes de la manera más prosaica en una forma en la que avergüenza el impasible trabajo del horno y la estufa. Así que cuando te acerques a una parrilla deberías de hacerlo con una ofrenda digna del dios del mini volcán del patio trasero. Escoge del Top 10 de las carnes para asar, y disfrutarás de la experiencia más sabrosa del asado a la parrilla.

Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

La hamburguesa

Un “favorito universal”, la hamburguesa quizás venga a tu mente cuando piensas en una barbacoa en el patio trasero. Puede ser tan simple como prepararla con carne molida y un trozo de queso Americano, o puedes optar por el camino gastronómico y llenarla de tocino y queso azul o cubrirla con piña y chile. Común, pero no tan común, la mejor hamburguesa es hecha de una simple y deliciosa mezcla de carne molida y solomillo. Añade sal y pimienta, el queso de tu elección y he aquí la carne a la parrilla en la que las naciones fueron construidas.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

T-Bone

El T-Bone es un corte de carne que deriva su nombre de la forma en T del hueso que contiene carne en ambos lados. Ideal para compartir (o degustarla tú mismo), el lado mas grande del corte contiene carne del lomo de tira, mientras que el lado más pequeño contiene la carne de filete. Los lomos abundan, pero la T los sostiene juntos para tu deleite. La clave para cocinar este tipo de corte a la parrilla, es dorarlo a fuego alto de ambos lados por unos cuantos minutos antes de moverlo a una parte menos caliente de la parrilla para terminarla de cocinar.

Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images

Bistec tipo New York strip

El bistec procede de un músculo que no trabaja mucho y por lo tanto es particularmente sabroso y tierno. La filosofía de la parrilla para un corte de filete tipo New York Strip puede resumirse como “menos es más”. Frótalo con sal de ajo y pimienta fresca molida, cocínalo sobre fuego alto con la parrilla al aire libre para sellar los jugos, y déjalo durante 4 minutos por cada lado. Estarás en un estado mental neoyorquino en un dos por tres.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Pechuga de pollo

Déjalas marinar antes de asarlas a la parrilla, o simplemente frótalas con especias para mantener el sabor, pero asegúrate de cocinar la pechuga de pollo al menos a 180 grados Fahrenheit (82.20 centígrados o Celsius) para asegurarte que todo el rosado desaparezca. Úntalas en salsa barbacoa o prueba lo mismo con una vinagreta balsámica, y sírvelas sobre una cama de arroz silvestre para un darle un toque más gourmet.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Lomo de cerdo

Prueba marinarlo con un aderezo italiano, dejándolo reposar por una hora para que se compenetren los sabores. Cocínalo sobre fuego alto, dejándolo 10 minutos por libra en la parrilla. Permite que un lado se cocine hasta que la carne se oscurezca y tenga las marcas doradas de la parrilla. Voltéalo y haz lo mismo, y luego disfrútalo.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Carne asada

La mayoría de cortes de carne de res, puede ser fileteada en delgadas capas en corte mariposa para hacer carne asada, pero tu mejor apuesta es hacerla de la falda o el costado de la res. Marínalo o simplemente frótalo con aceite de oliva, sal, y pimienta. Cocínalo. Enróllalo en una tortilla caliente y úntalo de aguacate y pico de gallo para saborear una comida deliciosa.

Comstock/Comstock/Getty Images

Pez espada

El filete de pez espada parece estar hecho para la parrilla. Viene de un animal grande y depredador, por lo tanto su carne es mas dura en comparación con la de otros peces. Mantén las cosas simples y prueba una mezcla para marinar con aceite de oliva, jugo de limón y unos toques de salsa picante. Cocínalo por 10 minutos a temperatura medio alta.

Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

Atún

El humillante sobrenombre “Pollo de Mar” no le hace justicia al atún. Piensa más allá del enlatado y date cuenta de que el filete de atún a la parrilla es una delicia fácil de preparar que puede convertirse rápidamente en parte habitual de tu menú semanal. Bate una simple salsa de aceite de oliva, el jugo de un limón, orégano, sal y pimienta. Deja reposar el atún por unas horas y luego cocínalo a la parrilla, cuatro minutos de cada lado.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Salmón

Considerado un pez aceitoso, el salmón está lleno de proteínas --muy solicitado por el omega-3, los ácidos grasos y la vitamina D que contiene. Servido como aperitivo o como una entrada, el salmón a la parrilla es mejor cocinado con la piel. Si prefieres un sabor menos “como de pez”, quítale la piel y cualquier otra materia gris que quede en la carne.

Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images

Camarón

De agua dulce o salada, este acertadamente llamado pequeño crustáceo, puede guardar un golpe lleno de sabor. Lo fastidioso puede ser pelarlos (así como el desvenado). Cuando cocines a la parrilla, asegúrate de empapar tus pinchos de madera. Añade un delicioso adobado o puedes rociar con una infusión de aceite de oliva con ajo. No importa qué, es dudoso que puedas hacer suficiente.