DESCUBRIR
×

Ventajas y desventajas de la carrera de caricaturista

Actualizado 17 abril, 2017

Los caricaturistas pueden trabajar de diferentes formas. Algunos caricaturistas crean tiras cómicas, mientras que otros hacen caricaturas para la televisión y las películas. Crear caricaturas políticas también es popular. La educación de los caricaturistas puede variar mucho. Las escuelas de arte y los programas de arte fino en universidades tradicionales son algunas opciones. Los caricaturistas políticos pueden tener títulos de periodismo o en el área de ciencias políticas. Como en cualquier carrera, existen ventajas y desventajas de ser caricaturista.

School Days Cartoons image by Yali Shi from Fotolia.com

Trabaja en tu hogar

Muchos caricaturistas trabajan desde sus casas, ya sea como independientes o trabajando en una serie de cómics. Para algunos, ésto es algo positivo, ya que disfrutan de la libertad y la comodidad de no tener que ir a la oficina todos los días. Sin embargo, otros necesitan el contacto diario con otros. Trabajar desde tu casa es mejor para aquéllos que pueden motivarse a sí mismos.

Cobra por ser creativo

Aquellos que sueñan con crear tiras cómicas o animaciones para entretener o educar pueden considerar esta carrera un sueño. Crear caricaturas posibilita la expresión creativa y la comunicación con personas con distintos antecedentes y modos de vida.

Entrar al campo

A los caricaturistas en ciernes a veces les es difícil entrar en el campo o hacerse su propio nombre. Ya que es un campo competitivo, el caricaturista debe ser creativo y habilidoso para triunfar. Los caricaturistas exitosos deben mostrar los trabajos preliminares para obtener atención, y deben poder y querer venderse a sí mismos ante los posibles clientes. Es una buena idea comenzar de a poco, intentando con periódicos o revistas locales con tiras cómicas, recomienda la Sociedad de Caricaturistas Nacional.

El pago varía

Las ganancias de un caricaturista varían mucho. El pago dependerá de la experiencia y la habilidad del caricaturista, ya sea que trabaje por cuenta propia o tenga un trato en curso, y del mercado en el que el caricaturista venda su trabajo. El pago puede no ser muy grande o estable, en especial al principio.