Por qué vivir con un presupuesto es tan difícil

Escrito por jane doyle | Traducido por cesar daniel gonzález ménez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Lidiar con las emociones detrás del dinero

Por qué vivir con un presupuesto es tan difícil
(Creatas/Creatas/Getty Images)

La parte emocional con la que no has lidiado, los agujeros emocionales que has estado tratando de llenar con el dinero que realmente no quieres pensar, todo está vinculado con las finanzas y la forma en que vives.

— Ashley Rogers es terapeuta familiar en Los Ángeles.

La mayoría de la gente sabe que no les gusta vivir con un presupuesto. En general, lo hacen por razones obvias: hacer presupuestos es tedioso, o autodisciplina fiscal es una lata. De acuerdo con el terapeuta familiar de Los Angeles, Ashley Rogers, hay mucho más en juego. La mayoría de los sentimientos de la gente sobre el dinero están conectados a las necesidades profundamente ligadas en materia de seguridad, la libertad, control y felicidad. "Conectamos el dinero con el castigo y la recompensa", dijo Rogers, que se especializa en terapia familiar y recuperación de adicciones. "Si pensamos: 'me voy a comprar algo para recompensarme', y no hay dinero suficiente en el presupuesto, comenzamos a entrar en pánico y a pensar, 'No puedo comprarme nada. No puedo recompensarme. No puedo tener nada'".

El dinero y las emociones

Para muchas personas, el dinero es la necesidad más profunda. Tener una cuenta de jubilación significa que estás seguro, no tener suficiente para pagar las cuentas crea la ansiedad acerca de tu seguridad. Tener un buen sueldo y un buen carro, para muchos, significa que tienes éxito, no tenerlos significa que eres un perdedor. Muchas personas, o bien no son conscientes de estas asociaciones o los aceptan como concretas y no como un punto de vista personal.

Eso es porque la mayoría de nuestras ideas acerca del dinero vienen de nuestros padres y nuestra infancia, según el libro de Julie Murphy Casserly, "La emoción detrás del dinero: crear riqueza de adentro hacia afuera". En su experiencia, crecer en una gran familia donde nunca hubo suficiente y en donde a menudo tenía que ayudar a mantener a la familia, aprendió a gastar el dinero en cuanto la ganaba. Su idea innata era que si ella no compraba lo que quería ahora, el dinero podría no estar allí más tarde.

Dice Rogers que cuando las personas hacen un presupuesto, realmente ven en a dónde debe ir el dinero, en lugar de ponerlo impulsivamente en lo que alivia sus emociones. Y si eso significa que no hay suficiente para gastar en las áreas que utilizan para alimentar esas emociones, la ansiedad se eleva.

Sin darse cuenta por qué, huimos del proceso de hacer presupuestos, debido a la ansiedad. Pero la mayoría de nosotros no entendemos eso. De hecho, estamos desconcertados por nuestra incapacidad para hacer lo que normalmente equivale a llenar cajas y hacer operaciones matemáticas sencillas.

Dice Rogers que "Las cosas emocionales de las que no te has ocupado, los agujeros emocionales que no quieres pensar y has tratado de llenar con dinero están unidos con las finanzas y la forma en que vives", dijo Rogers.

Hacerle frente

Por qué vivir con un presupuesto es tan difícil
(Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Si quieres hacer un presupuesto, debe estar dispuesto a enfrentar todos los sentimientos que surgen cuando te sientas a hacerlo. Rogers recomienda dejar que las emociones que sientes salgan para que realmente puedas ver lo que son.

Algunos trucos fisiológicos pueden hacer que sea más fácil. Artículo de la New York TimesMagazine del 21 de Agosto escrito por John Tierney, titulado "Elegir es perder", examina los resultados del estudio psicólogo social Roy F. Baumeister. La investigación indica que las personas sólo tienen energía mental para la toma de decisiones y el autocontrol. Mientras más tarde en el día hagas tu presupuesto, es probable que tus recursos mentales estén más agotados. Hacerlo por la mañana puede ayudar, incluso si tienes algunas otras emociones que se levantan y te atacan.

El punto es, nuestro temor de hacer presupuestos no es tan misterioso como parece. Pero en estos tiempos económicos débiles, vale la pena romper las barreras emocionales y enfrentarlo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles