Cómo volver a colocar lechada en los azulejos de la ducha

Escrito por debbie tolle | Traducido por aldana avale
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo volver a colocar lechada en los azulejos de la ducha
Reemplaza la lechada quebrada o faltante en tu ducha. (shower handle image by Leticia Wilson from Fotolia.com)

La constante exposición al agua y la sedimentación o el desplazamiento de las paredes del baño pueden hacer que lechada de alrededor de los azulejos se quiebre. La lechada en este estado debe repararse para mantener alejada al agua de las grietas. Con el tiempo, el agua puede dañar la estructura y descomponer las capas subyacentes. Ésto desencadenará reparaciones costosas que podrían haberse evitado reparando la lechada quebrada. Este tipo de reparación es un trabajo que tú mismo puedes hacer sin contratar a nadie.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una sierra para lechada
  • Una aspiradora industrial
  • Un trapo
  • 1 balde de un galón (3,78 l)
  • Una espátula
  • Un nivelador de lechada
  • 1 balde de 5 galones (18,90 l)
  • Una esponja

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Corta las líneas de lechada con una sierra para tal fin. Ésta es una herramienta de mano que tiene una hoja de diamante angosta. La hoja está diseñada para caber dentro de las líneas de lechada entre los azulejos. Pasa la sierra hacia adelante y atrás tanto como puedas hacerlo sobre la lechada vieja.

  2. 2

    Succiona las piezas de lechada con una aspiradora industrial y humedece los azulejos con un paño húmedo.

  3. 3

    Llena un balde de 1 galón (3,78 l) con agua con una profundidad de no más de 1 pulgada (2,54 cm). Vierte lechada dentro del balde de a poco a la vez. Mezcla la lechada en el agua con la espátula de 3 pulgadas (7,62 cm). Continúa agregando lechada al agua hasta que esté ligeramente más gruesa que una mezcla de bizcocho. La lechada deberá quedar lo suficientemente gruesa para quedarse sobre la espátula pero no tanto como para no poder esparcirla.

  4. 4

    Esparce lechada en el espacio de corte entre los azulejos con un nivelador de lechada. No cubras áreas más grandes que 3 por 3 pies (0,9 por 0,9 m). Mantén el nivelador a 45 grados y arrástralo por los azulejos. Recoge el exceso de lechada con una espátula y coloca la sobra de vuelta en el balde.

  5. 5

    Llena un balde de 5 galones (18,90 l) con agua caliente. Sumerge la esponja en el agua y escúrrela. Sostén la esponja plana sobre el azulejo, pasando sobre las líneas de la lechada. Aplica una suave presión a la esponja y pásala por las líneas de la lechada para suavizarlas. Pasa la esponja de forma horizontal por las líneas horizontales de lechada y de forma vertical por las líneas verticales de la lechada.

  6. 6

    Enjuaga a menudo la esponja y repite los pasos cinco y seis para finalizar la aplicación de la lechada.

Consejos y advertencias

  • Si la lechada es vieja y está manchada, reemplaza la lechada de toda la ducha. Corta las líneas de lechada con la sierra específica a una profundidad suficiente para que pueda contener la nueva lechada.
  • Puedes usar una amoladora de 4 1/2 pulgadas (11,43 cm) con una rueda de carburo de diamante en la medida en que haya suficiente lugar entre los azulejos. Ten cuidado si utilizas este método para no acercarte demasiado al azulejo, ya que podrías romperlo.
  • No coloques lechada en áreas más grandes que 3 por 3 pies (0,9 por 0,9 m). La lechada se seca rápidamente y es extremadamente difícil quitarla una vez que se ha secado.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles