Cómo ajustar las almohadillas en las monturas de gafas metálicas

••• Comstock Images/Comstock/Getty Images

Los anteojos que constantemente se deslizan hacia abajo no sólo son enervantes, sino también difíciles de ver. Las almohadillas de las gafas que están demasiado ajustadas y pellizcan la nariz son igualmente frustrantes. Puedes ajustar las almohadillas en tus gafas utilizando uno de dos métodos, pero debes tener cuidado y trabajar con delicadeza para no romperlas. Las almohadillas suelen estar soldadas a la montura de metal, y se supone que sean ajustadas, pero sólo con cuidado y movimientos pequeños.

El método de mover la almohadilla

Passo 1

Envuelve cinta adhesiva alrededor de los extremos de tus pinzas, varias vueltas, para que estén completamente cubiertos. Esto evitará que las almohadillas se deslicen y caigan, y también evitará arañar los lentes. Coloca una pequeña toalla alrededor de los lentes para protegerlos.

Passo 2

Coloca las gafas de modo que la montura esté de cara a ti. Comienza con la almohadilla derecha. Coloca las pinzas sobre ella y aférrala. Gentilmente, empuja la almohadilla para ensanchar el puente o muévela hacia adentro para estrecharlo.

Passo 3

Repite con la almohadilla izquierda. Pruébate las gafas y observa las almohadillas en el espejo. Puede que hagan falta más ajustes hasta que sientas la montura cómoda.

Método para ajustar el brazo de la almohadilla

Passo 1

Cubre los lentes con una toalla y sostén las gafas de cara a ti. Ayuda sostener la montura al revés, de cara a ti, cuando utilices este método. Esta vez no utilices cinta adhesiva sobre las pinzas.

Passo 2

Aferra el brazo, la pieza de metal fina y curva que sostiene las almohadillas con la punta de las pinzas.

Passo 3

Mueve el brazo suavemente para ajustar la almohadilla al tamaño que desees. Trabaja delicadamente y con movimientos pequeños. Chequea el tamaño en el espejo a medida que hagas ajustes. Repite del otro lado.

Más reciente

×