Alisa tu cabello con leche

Debido a que los procesos químicos alisantes pueden dañar el pelo y el cuero cabelludo, es conveniente buscar una alternativa más natural para el cabello seco y difícil de manejar. La proteína de la leche ayuda a fortalecer el cabello reduciendo el quiebre y disminuyendo las puntas abiertas y el cabello encrespado. El tratamiento con leche además añade brillo.

Lava y seca tu cabello como lo haces normalmente. Dependiendo de la textura y del daño que tenga tu cabello, la leche puede aplicarse al cabello seco o un poco húmedo. La aplicación de leche en el cuero cabelludo y cabello proporciona nutrición al cabello seco, quebradizo y encrespado, así como también ayuda a mantenerlo suave y liso hasta el próximo lavado.

Antes del champú, rocía el cabello seco con 1/3 de taza de leche. Masajea hasta las raíces y deja que actúe de 15 a 20 minutos. Los masajes estimulan la circulación sanguínea, lo que es saludable para el cabello. Utiliza un peine de dientes anchos para desenredar el cabello antes de lavarlo. Luego, enjuaga y aplica el champú y el acondicionador y vuelve a enjuagar cuidadosamente para que el cabello no huela a leche agria.

Después del champú, seca el cabello con una toalla o naturalmente. El cabello debe estar limpio y algo húmedo para poder rociarlo con leche. Para lograr un look sedoso y liso, utiliza un cepillo redondo.

Ten en cuenta utilizar leche en polvo que tiende a ser más barata en estos días. Mezcla ¼ de taza de leche en polvo con agua hasta formar una pasta. Utiliza sólo agua fría ya que la leche en polvo no se disuelve completamente con agua caliente o tibia. Luego, masajea tu cabello con ésta mezcla.

Más reciente

×