Cómo añadir humor a un discurso de graduación

••• Jeffrey Hamilton/Photodisc/Getty Images

Muchos grandes oradores añaden humor a sus mensajes cuando los presentan a la audiencia. El humor tiene el poder de capturar la atención de las personas y ayudar a conectarlas con el orador. Al añadir humor a un discurso de graduación, animarás la ceremonia, por lo menos cuando tengas el micrófono. Desafortunadamente, muy pocas personas son naturalmente graciosas y poseen un perfecto toque para la comedia. Sin embargo, con un poco de previsión y planeamiento, puedes provocar la risa del público. Lee sobre cómo añadir humor a tu discurso de graduación.

Passo 1

Encuentra el espacio adecuado para añadir humor a tu discurso de graduación. Espera hasta que hayas agradecido a varios grupos de personas por su ayuda durante el proceso educativo.

Passo 2

Cuenta varios de tus momentos más vergonzosos en la escuela. Contar una historia sobre ti mismo te conectará con la audiencia.

Passo 3

Busca encabezados o historias graciosas que se relacionen con experiencias comunes en la escuela. Escribe todas las cosas graciosas que encuentres.

Passo 4

Compara cómo se escuchará tu discurso de graduación añadiéndole el humor que pretendas usar. Busca historias que complementen el mensaje que tratas de impartir en tu discurso.

Passo 5

En el texto de tu discurso, escribe las bromas o historias graciosas que pretendas contar. Tal vez quieras compartirlo con otra persona para obtener su consejo sobre si las bromas son apropiadas para la audiencia y la ocasión.

Passo 6

Cuando estés practicando tu discurso, presta especial atención a las partes graciosas. Tal vez quieras resaltar ciertas palabras o frases para ayudarte con tu comicidad. Una gran parte de la comedia es contar el chiste acentuando las palabras adecuadas.

Más reciente

×