Cómo congelar calabacines crudos

Martin Poole/Photodisc/Getty Images

A medida en que avanza el otoño y la estación de la cosecha, muchos granjeros que cultivan calabacines experimentan la abundancia, y en ocasiones una profusión, de esta popular y prolífica hortaliza. Puedes utilizar los calabacines para una infinidad de recetas más adelante por lo que es aconsejable que los congeles para aprovecharlos en otra estación.

Paso 1

Escoge los calabacines. Los que son jóvenes y tiernos son ideales para congelarlos.

Paso 2

Lava los calabacines. Asegúrate que estén libres de pesticidas, fertilizantes y parásitos.

Paso 3

Corta los calabacines del tamaño deseado, en tiras o rodajas. También puedes rallarlos o cortarlos en cubos.

Paso 4

Blanquéalos. Si bien es posible congelar los calabacines sin someterlos al proceso de blanqueo, esto no es recomendable. Cuando los escaldas, ya sea al vapor o con agua caliente, matas los microbios y las enzimas que descomponen a las hortalizas. Por regla general, todos los vegetales deben ser blanqueados antes de congelarse.

Paso 5

Escurre y seca los calabacines. Enfríalos bajo el agua corriente o deja que alcancen la temperatura ambiente antes de congelarlos.

Paso 6

Coloca los calabacines en un recipiente para congelador.

Paso 7

Cierra herméticamente el recipiente y ponlo en el congelador.

Más reciente

×