Cómo congelar pimientos

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Los pimientos son esos pimientos rojos dulces utilizados en el queso untable con pimientos y el relleno de las aceitunas. También se utilizan en cazuelas y ensaladas de papa para darles más sabor y contraste de color. Los pimientos se pueden hallar preservados en frascos en los almacenes o pueden ser cultivados en tu propio jardín hogareño. Congelar pimientos frescos los preserva para su utilización por un año.

Paso 1

Precalienta el horno a 425 grados Fahrenheit (218 grados Celsius). Enjuaga los pimientos bajo el agua corriente para remover todos los restos de tierra.

Paso 2

Coloca los pimientos sobre la hoja para galletas y coloca la hoja en el horno.

Paso 3

Asa los pimientos entre seis y ocho minutos. La piel debería estar floja, si no es el caso, ásalos por un poco más de tiempo.

Paso 4

Coloca los pimientos asados bajo agua fría. Quita las pieles, tallos y semillas.

Paso 5

Etiqueta las bolsas para congelador con un rotulador.

Paso 6

Corta los pimientos y coloca la cantidad deseada en bolsas para congelador. Deja 1/2 pulgada (1,27 cm) de espacio para acomodar la expansión de los pimientos una vez que se congelan. Asegura todas las bolsas con su sellado y colócalas en el congelador.

Más reciente

×