DESCUBRIR
×
Loading ...

Cómo congelar y conservar limones

Los limones son el acompañamiento perfecto para un vaso de agua helada. El verano es el mejor momento para comprarlos ya que en esta época están recién cosechados y realmente puedes disfrutar ese sabor a la vez dulce y ácido. Como muchos otros productos, los limones que se compran fuera de temporada no tienen el sabor tan acentuado como tienen los frescos. Afortunadamente, pueden congelarse y conservarse fácilmente, por lo que podrás disfrutar su sabor vivo y fresco hasta varios meses después de haberlos procesado.

Instrucciones

Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images
  1. Corta los limones en porciones en forma de cuñas o rodajas. No intentes congelar los limones enteros a menos que quieras utilizar sólo el jugo; si no, la pulpa interior del limón se volverá pastosa durante el proceso de descongelación.

    Loading ...
  2. Coloca las cuñas de limón sobre una placa para horno o una bandeja de tal manera que no se toquen entre sí. Si están en contacto se congelarán unidas y no podrás retirar sólo de a una rodaja por vez.

  3. Transfiere la bandeja al congelador y déjala por tres a cuatro horas, o hasta que esté completamente congelada. La duración de este proceso depende del grosor de las rodajas o las cuñas.

  4. Retira los limones del congelador y colócalos en bolsas para freezer con cremallera. Déjalas en el freezer hasta que las quieras utilizar; entonces, descongela tu cuña o rodaja de limon dejándola en un plato dentro del refrigerador.

Loading ...

Consejos

  • Los limones se conservarán en el congelador normal hasta tres meses, y en un congelador profundo hasta un año.

Necesitarás

  • Limones
  • Congelador
Loading ...