Cómo conservar puerros

Los puerros son parientes cercanos de las cebollas que se parecen a las cebolletas, pero tienen un mayor tamaño. Cuando los coseches o los elijas en la verdulería, elige los que midan menos de 2,5 pulgadas (6,35 cm) de diámetro y que sean firmes. Elige los puerros que sean rectos y que tengan la parte superior bien verde. La temporada de los puerros es entre septiembre y abril. Consérvalos en el refrigerador durante una semana o córtalos en rebanadas y blanquéalos para conservarlos por más tiempo. Después de blanquearlos, congélalos hasta por un año.

Paso 1

Lava los puerros para quitarles toda la suciedad visible. Colócalos en la tabla para cortar y quítales las raíces de los extremos. Corta también la parte de arriba de las hojas. Corta los puerros en pedazos de 1/2 pulgada (1,30 cm) de largo.

Paso 2

Llena la cacerola con agua y colócala a fuego alto hasta que hierva.

Paso 3

Añade los puerros cortados al agua hirviendo y déjalos durante tres minutos. Quítalos con una cuchara que tenga una hendidura y colócalos directamente en el agua helada.

Paso 4

Deja los puerros en el agua helada durante aproximadamente cinco minutos y luego pásalos al otro recipiente. Deja que los puerros se enfríen a temperatura ambiente.

Paso 5

Coloca los puerros fríos en las bolsas de plástico para el congelador. Cierra las bolsas, pero deja una abertura de 1 pulgada (2,5 cm). Apriétalas para quitarles todo el aire que puedas y ciérralas por completo.

Paso 6

Coloca las bolsas en el congelador y guárdalas por hasta un año.

Más reciente

×