Cómo conservar jengibre fresco

•••

El jengibre fresco es un ingrediente muy utilizado en la preparación de galletas, cremas heladas y comidas asiáticas. También se puede preparar con él un excelente té calmante para los dolores de garganta. Normalmente se vende en grandes porciones en los supermercados. Pero a menos que estés cocinando para muchas personas, es muy probable que tengas más jengibre de lo que necesitas en una semana. ¡No tires los restos de tu jengibre! Puedes mantenerlo fresco y volverlo a usar, utilizando alguna de las siguientes sugerencias.

Cómo congelar jengibre

Corta los restos del jengibre sobrante en trozos de una pulgada o más chicos.

Coloca el jengibre en una bolsa con cierre o sella una bolsa al vacío con el contenido en su interior.

Coloca el jengibre en el congelador hasta por un mes.

Cuando desees utilizar el jengibre, retíralo del congelador, deja que se descongele y pela, ralla o corta en trozos según la necesidad de tu próxima receta.

Cómo secar jengibre

Pela la cáscara de tu jengibre.

Corta el jengibre pelado en rodajas de ¼ de pulgadas.

Coloca las rodajas de jengibre en un deshidratador de comidas por dos o tres días, hasta que se haya evaporado toda la humedad.

Conserva en bolsitas de plástico etiquetadas hasta por dos años.

Cuando estés listo para usar el jengibre, rehidrátalo colocándolo en agua caliente por 24 horas. Luego córtalo y úsalo como lo necesites. Puedes agregar el jengibre seco directamente a tu receta y cocinar.

Más reciente

×