Cómo construir muros de contención con bloques de concreto

••• concrete block background image by pcphotos from Fotolia.com

Las unidades de mampostería de concreto (CMUs) están disponibles en varios tamaños y son un medio eficaz y permanente de construcción de estructuras de bajo mantenimiento. El diseño básico de un muro de contención hecho con bloques de concreto depende de cimentos vertidos de concreto, conocidos como "base", que define el nivel de base de la estructura superior del muro de bloques de concreto. El procedimiento básico para la instalación de un muro de contención simple de bloques de concreto puede ser adaptado a una pared de cualquier longitud y altura.

Passo 1

Instala una base de concreto vertido para el muro de contención. De acuerdo con el sitio web de Dixieland ProBuild, la base debe tener un mínimo de 12 pulgadas de ancho y 8 pulgadas de profundidad, y nivelarse constantemente en toda la longitud del muro de contención. Debes de dejar que la base fragüe por lo menos durante 48 horas antes de comenzar la construcción del muro de concreto. Dixieland ProBuild recomienda también que la base se coloque en el suelo sin alterar.

Passo 2

Para eliminar la suciedad limpia a fondo la superficie superior de la base con una escoba.

Passo 3

Define la línea de la pared para los bloques de concreto clavando con un martillo, estacas de madera o acero en cada extremo de la ubicación del muro de contención, localizado aproximadamente 3 pies más allá de los extremos de la pared. Asegúrate de que las estacas están verticales y clavadas con profundidad suficiente para que se sostengan firmemente.

Passo 4

Coloca un pedazo de cuerda de nailon entre ambas estacas como líea guía para la pared. Ajusta las estacas como sea necesario, para alinear la guía con la cara externa deseada del muro de contención. Asegúrate de mantenerla tensa y sin obstrucciones. Esta se utilizará como una guía vertical para la colocación de bloques de concreto.

Passo 5

Nivela por debajo de la línea guía establecida en el paso 4 y realiza una marca vertical en la línea guía de la superficie superior de la base del muro de contención en ambos extremos de la pared. Utiliza líneas de tiza para marcar una línea que conecte las dos marcas. Esto establece una línea de la pared de la primera capa, referida como "hilada", un bloque de concreto.

Passo 6

Mezcla una cantidad de premezcla de mortero, también conocida como "lechada", en una caja de mezcla de mortero o una carretilla de acuerdo con las instrucciones del fabricante y las recomendaciones para la longitud de la primera hilada de bloques de concreto. La consistencia del concreto debe ser húmeda y similar a la de la mantequilla de maní.

Passo 7

Comienza en cualquiera de los dos extremos del muro de contención y establece una línea de concreto a lo largo de la pared lateral de la línea de tiza realizada en el paso 5 de aproximadamente 1 1/2 pulgadas de ancho, 3/4 de pulgada de espesor y 2 pies de largo. Con una paleta. Coloca una segunda línea paralela de 8 pulgadas de concreto idéntica a la primera.

Passo 8

Coloca despacio el bloque de concreto en las líneas de mortero y nivélalo con un nivel de gota. Golpea suavemente con el mango de la paleta o un mazo de goma, y nivela la parte superior según sea necesario, asegurándote de mantener una línea de mortero de mínimo 3/8 de pulgada por debajo del mismo. También asegúrate de que la parte final del bloque se alinee con el final deseado del muro de contención y que el borde exterior se alinee con la línea de tiza. Usa la paleta para recoger el exceso de concreto que se derrama por debajo del bloque y regrésalo a la mezcla para reutilizarlo.

Passo 9

Echa, con una paleta, dos líneas de mortero a lo largo de la pared lateral de la línea de tiza para el bloque siguiente, de nuevo aproximadamente 1 1/2 pulgadas de ancho, 3/4 de pulgada de espesor, 2 pies de largo y 8 pulgadas aparte. Coloca el siguiente bloque, bajando suavemente sobre el mortero y asegurándote de que queda nivelado y los bordes adyacentes bien apretados.

Passo 10

Repite el paso 9 para cada bloque de concreto y para el resto de la primera hilada de la pared. Cuando la hilada esté completa, es buena idea volver a revisar la alineación de cada bloque con las líneas guía de la pared y que cada uno haya mantenido su nivel.

Passo 11

Regresa al punto de partida de la primera hilada de bloques de concreto e inicia la segunda hilada. Con una paleta, haz dos líneas de mortero a lo largo del borde superior del primer bloque, de nuevo aproximadamente de 3/4 de pulgada de espesor y 2 pies de largo.

Passo 12

Coloca en su lugar el primer bloque de concreto, después golpéa suavemente la parte superior del mismo con el mango de la paleta o un mazo de goma, como sea necesario, para nivelarlo. Nota: Comienza la segunda hilada (y todas las demás) de bloques de concreto con "mitades" de bloques de 8x8x8 para compensar las juntas verticales de 8 pulgadas de la hilada anterior.

Passo 13

Repite los pasos 10, 11 y 12 para terminar la instalación de los bloques de concreto para el muro de contención.

Passo 14

Espera un mínimo de 24 horas antes de llenar las celdas de los bloques, para permitir que fragüen las uniones del mortero.

Passo 15

Llena los bloques de concreto del muro de contención con concreto estándar, para maximizar, de ser necesario, la fuerza de la pared. Para darle un toque final, puedes cubrir el muro de contención lleno con tapas de concreto de 2x8 aseguradas con mortero.

Passo 16

Permite que fragüe el muro de contención completo durante 48 horas como mínimo, antes de rellenar con tierra o rocas.

Más reciente

×