Cómo cuidar a un caladio

feuille de caladium image by Unclesam from Fotolia.com

El caladio, también llamado "orejas de elefante", es conocido por sus hojas grandes y coloridas, que tienen diversas combinaciones de blancos, rojos y verdes. La planta se cultiva a menudo en exteriores y como una planta de interior temporal. Sigue estos pasos para hacer del caladium un residente permanente en tu hogar.

Paso 1

Proporciona a la planta un ambiente bien iluminado, sin exponerla a la luz solar directa. Los caladios deben estar ubicados frente a una ventana muy luminosa, con una cortina transparente para filtrar la luz. Sus hojas delgadas no pueden soportar la luz del sol.

Paso 2

Brinda una humedad abundante a los caladios. Esta es fundamental para que la planta prospere. La mejor manera de suministrársela en forma constante es colocar a la planta en una bandeja de rocas. Sin embargo, también puedes rociar frecuentemente las hojas con agua purificada.

Paso 3

Coloca la planta en una zona sin corrientes de aire. Ponla lejos de las puertas o ventanas que se abren con frecuencia y de las rejillas de los aires acondicionados. Las hojas se mueren rápidamente después de la exposición a las fluctuaciones de temperatura causadas ​​por las corrientes de aire.

Paso 4

Riega bien las plantas, hasta que el agua salga por el orificio de drenaje. Hazlo en intervalos regulares o con una frecuencia ligeramente mayor.

Paso 5

Espera a que el caladio entre en estado de lacencia a principios o mediados de otoño. En ese momento, las hojas comienzan a secarse. Cuando esto suceda, traslada la planta a un lugar oscuro, que tenga una temperatura cercana a los 60 grados Fahrenheit (15 °C). Riega una vez al mes mientras la planta está en estado latente.

Paso 6

Pon la planta nuevamente bajo la luz a principios de la primavera y reanuda su cuidado habitual. Cámbiala de maceta quitando el cepellón y poniéndolo en un recipiente con tierra nueva. Los caladios deben permanecer en estado de latencia durante unos cinco meses.

Más reciente

×