Cómo diagnosticar una dislocación del hombro en los caninos

Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

La articulación del hombro canino funciona como bola y cavidad. La cabeza del húmero (el hueso que se extiende desde el hombro hasta el codo) es redondeada y actúa como el interior del accesorio de la cuenca creada por la fosa glenoidea abajo de la escápula (omóplato). Una dislocación se produce cuando la bola es desplazada de la cuenca.

Las dislocaciones de hombro caninas pueden ser por malformaciones congénitas, alteraciones degenerativas o lesiones traumáticas en la articulación. Al ocurrir, sus ligamentos, tendones y músculos, así como también su cápsula que rodea la articulación, será dañada y el hombro estará adolorido.

Paso 1

Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

Realiza un examen físico de la articulación lesionada. Observa al perro al dar un paseo. Manipula la articulación lesionada al observar la evidencia de dolor. Ten en cuenta si la crepitación (rejilla, estallidos, ruidos de crujidos o sensaciones) está presente dentro de la articulación. Coloca al perro en su costado con la pierna lesionada hacia arriba y palpa la articulación por la inestabilidad.

Paso 2

Zedcor Wholly Owned/PhotoObjects.net/Getty Images

Toma una radiografía de la articulación lesionada tomando dos puntos de vista: un medio-lateral (de lado a lado) y el otro cráneo-caudal (de adelante hacia atrás). Examina las radiografías de las lesiones óseas tales como fracturas, y para acceder al daño de la articulación.

Paso 3

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Si las radiografías no son diagnósticadas, realiza un examen artroscópico de la articulación del hombro mediante su introducción en la articulación a través de una pequeña incisión en la piel, tejido subyacente y la cápsula de la articulación.

Más reciente

×