Cómo elaborar un conservante casero para mantener la frescura de las flores

Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

A todos nos gusta recibir un envío sorpresa de la florería o traer a casa un ramo de hermosas flores frescas. Las flores que compramos siempre vienen acompañadas con un pequeño envase de polvo que se agrega al agua del florero para que se mantengan frescas. Seguramente alguna vez te preguntaste qué es lo que contiene ese envase y si puedes usar el contenido para mantener frescas las flores de tu jardín. En este artículo te brindamos una receta sencilla y eficaz para elaborar un conservante floral casero, completamente natural. Este producto mantendrá los preciosos arreglos florales que cultives y armes, del mismo modo que los que compras en la florería.

Paso 1

Lava el florero que vas a usar con agua caliente y jabón; enjuágalo por completo. El lavado evita que las bacterias, el polvo y la suciedad afecten al agua y prolongará la vida de las flores.

Paso 2

Corta las flores durante la madrugada, mientras los tallos están llenos de agua y nutrientes provenientes de la planta. Córtalos rápido y colócalos de inmediato en una cubeta de plástico limpia llena de agua corriente.

Paso 3

Mezcla 1 cucharadita de azúcar, 1 cucharadita de lejía común, 2 cucharaditas de jugo de lima o de limón y un cuarto (0,94 litros) de agua tibia. Agrega esta solución al florero vacío.

Paso 4

Corta los tallos de las flores en un ángulo de 45 grados. Utiliza un cuchillo filoso o una tijera que no aplaste los tallos. Retira el follaje en la parte inferior del tallo para que no quede sumergido en el agua.

Paso 5

Vierte agua en el florero y coloca las flores, armando el arreglo deseado.

Paso 6

Revisa el arreglo floral a diario y quita cualquier flor marchita o que ya no se mantenga erguida, y en este caso puedes volver a cortar el tallo para tratar de que la flor recobre su frescura. Revisa los niveles de agua, rellena el florero y vuelve a colocar la solución conservante si es necesario.

Más reciente

×