Cómo evital el dolor provocado por expansores en las orejas

El aumento del tamaño de tu expansor es un proceso que debe realizarse de forma lenta y gradual.

Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images

Para evitar que los expansores de tus orejas te causen dolor, debes ser paciente a la hora de cambiarlo por uno de mayor tamaño. Si tu expansor te está causando molestias, entonces no debes cambiarlo por uno más grande. Probablemente debes cambiar por uno más pequeño y cómodo, y luego incrementar el tamaño gradualmente. Si estás listo para cambiar tu expansor por uno más grande, hacerlo de forma gradual es la mejor opción.

Step 1

Quita el expansor y empapa tu lóbulo con agua tibia para aumentar el flujo de sangre y relajar los tejidos. Incluso puedes masajear el lóbulo para aumentar la circulación.

Step 2

Cubre el expansor de mayor tamaño con jabón líquido. Asegúrate de lubricar bien tanto el accesorio como tu lóbulo.

Step 3

Inserta lentamente el cono en el orificio de tu oreja. Empuja suavemente hasta asegurarlo en su lugar. Si comienzas a sentir dolor, cesa la presión y deja de empujar.

Step 4

Con el tiempo, empuja suavemente el cono más hacia adentro en el lóbulo, aumentando el tamaño del mismo. Es muy importante que dejes de empujar si comienzas a sentir dolor.

Step 5

Disuelve 3 cucharadas de sal en 3 tazas de agua tibia. Remoja tu lóbulo en la solución. Hacerlo limpia el lóbulo, previene infecciones e incrementa la circulación de la sangre.

×