Cómo evitar que los zapatos lastimen el hueso del tobillo

••• Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Cuando los zapatos se friccionan con el hueso del tobillo, puede ser molesto y hasta doloroso. Según "KidsHealth.org", se pueden formar ampollas, granos y callos en el pie o el tobillo por fricción. Esto sucede especialmente cuando se estrenan zapatos nuevos o si la misma zona fricciona contra el pie diariamente. Por lo general, esto sucede por debajo o por encima del hueso del tobillo. Puedes prevenir este malestar con algunas sugerencias y secretos.

Passo 1

Lava tus pies diariamente para evitar bacterias. Sécalos con talco en polvo para mantenerlos suaves y frescos.

Passo 2

Remoja los pies en agua tibia y pasa una piedra pómez por las áreas más toscas. Hazlo con cuidado para no lastimar la piel. Esto ayuda a mantener los pies suaves; así las áreas toscas no lastimarán al hacer fricción contra el calzado.

Passo 3

Humecta el área del tobillo y el resto del pie para mantenerlo suave. Esto ayuda a evitar la resequedad que causa fricción.

Passo 4

Corta las uñas regularmente para que no crezcan demasiado y causen fricción contra el calzado. Esto puede afectar al resto del pie, incluido el hueso del tobillo.

Passo 5

Mantén los pies secos y cálidos. Cambia las medias diariamente para evitar humedad e irritación cuando los tobillos choquen con el calzado.

Passo 6

Revisa que tu calzado calce correctamente y que los dedos tengan suficiente espacio. Un calzado muy apretado puede causar fricción en el área del hueso del tobillo. El calzado debe permitir al pie el espacio necesario sin que resbale. Los pies deben sentirse cómodos. No es necesario forzar hasta entrar en un calzado nuevo.

Más reciente

×