Cómo hacer un baño de pies con sales de Epsom para los dedos infectados

Goodshoot/Goodshoot/Getty Images

Las sales de Epsom, o sulfato de magnesio, son un producto de venta libre comúnmente usado para tratar la tensión muscular y la constipación. Hacer un baño de pies en una solución con este producto también puede estimular el drenaje y acelerar la recuperación de las infecciones de los dedos de los pies, como las que resultan de las uñas encarnadas o de las astillas olvidadas. Poner los pies en remojo con sales de Epsom también promueve la curación y previene la infección después de una cirugía para quitar una uña. Siempre debes consultar a un médico antes de tratar una infección en un dedo del pie por tu cuenta, especialmente si padeces de diabetes, un trastorno circulatorio o una disfunción inmune.

Paso 1

Coloca una toalla gruesa en el piso para capturar los derrames mientras te realizas el baño de pies y para evitar que se dañe la superficie.

Paso 2

Llena una palangana, recipiente, o cubo grande hasta 1/3 de su capacidad con agua bien tibia. El agua se debe sentir caliente contra la piel pero no tanto como para que se enrojezca o que sientas dolor. Coloca la palangana sobre la toalla.

Paso 3

Agrega 3 cucharadas de sales de Epsom por pinta de agua (473 ml) en la palangana. Mezcla bien con una cuchara de plástico o con la mano para disolverla.

Paso 4

Siéntate en una silla cómoda y coloca el pie afectado en la palangana. El agua debe cubrir completamente el dedo. En caso contrario, agrega un poco más de agua tibia.

Paso 5

Remoja el dedo afectado durante 20 minutos, agregando más agua tibia si la temperatura queda incómodamene fría mientras realizas el baño de pies.

Más reciente

×