Cómo fertilizar un árbol de eucalipto

Por interés dramático, y debido a su fácil cuidado y al follaje perenne, los eucaliptos son inmejorables. Para estimular el crecimiento y mantener la salud del árbol, debes fertilizarlo con regularidad.

None

Analiza tu suelo. Ponte en contacto con la oficina local de extensión o visita un vivero de plantas para conseguir una estimación del valor de los nutrientes del suelo del lugar que has escogido para la plantación.

Examina las hojas. El color de la hoja es un indicador de la necesidad de fertilización. Las hojas amarillas o descoloridas podrían indicar que necesitas fertilizarlas. Estos síntomas tienen lugar en los eucaliptos que no absorben la cantidad suficiente de uno o más nutrientes necesarios.

Fertiliza para que haya un crecimiento temprano y rápido. Los suelos bajos en fósforo, nitrógeno y potasio harán que los eucaliptos tengan un mal desarrollo y retraso de crecimiento.

Añade harina de huesos si las pruebas indican una ausencia de hierro en el suelo. Esparce la harina alrededor de la base del árbol, siguiendo las instrucciones del paquete. Mantén bien empapada la base del árbol.

Fertiliza cuidadosamente. Los eucaliptos, a diferencia de otros muchos árboles, requieren cantidades más pequeñas de fertilizante para completar sus ciclos de crecimiento. Utiliza fertilizantes orgánicos no tóxicos y sin productos químicos.

Añade abono orgánico en la base del árbol. Dispersa el abono en la parte superior del suelo e introdúcelo suavemente por debajo para que se introduzca en el suelo. Échale agua regularmente. Debes regar los eucaliptos semanalmente para que las raíces se empapen durante los períodos de sequía.

Cubre la tierra que está alrededor del árbol con una capa de mantillo orgánico. También puedes utilizar serrín viejo y sin tratar, cartón desmenuzado, periódico o paja. Echa corteza de pino o rocas decorativas a la zona. El mantillo se descompondrá lentamente para convertirse en nutrientes ricos para el suelo. Aplícalo tantas veces como sea necesario.

×