Cómo hacer gel de ducha casero

Julia Freeman-Woolpert

El gel de ducha hecho en casa es muy sencillo de fabricar si usas jabón líquido, gel de aloe vera, aceites esenciales y pectina. Con este método podrás personalizar el gel para tu tipo específico de piel, de acuerdo al aceite esencial que elijas. Esta receta te dará unas tres tazas y media de gel que te durará unos 30 días.

Hierve tres tazas de agua destilada o de manantial. Añade ¼ de taza de jabón de castilla líquido, baja el fuego y deja la mezcla sobre él durante 25 a 30 minutos.

Quita la mezcla de agua y jabón del fuego. Añade dos cucharadas de pectina y revuelve constantemente, asegurándote de que no se formen grumos, hasta que la pectina se disuelva completamente.

Añade ¼ de taza de aloe vera y 20 o 25 gotas del aceite esencial de tu elección a la mezcla y revuelve a fondo hasta que todos los ingredientes se combinen.

Vierte el gel de ducha en una botella de plástico que tenga una tapa con rociador. También puedes llenar una pequeña botella y mantenerla en la ducha y guardar el resto en el refrigerador hasta el momento de usarlo.

Espera varias horas. El gel hecho en casa se volverá lo suficientemente espeso como para que lo puedas usar. Si la mezcla está demasiado líquida para tu gusto, disuelve un poco más de pectina en agua caliente y añádela a la botella. Si el gel quedó demasiado espeso añade agua destilada.

Más reciente

×