DESCUBRIR
×
Loading ...

La germinación de las semillas de mango

Los árboles de mango son especímenes semi-perennes que producen rocíos de flores durante las estaciones secas. Cada rocío produce unos pocos frutos, cada uno es grande, comestible y dulce cuando está completamente maduro. Hay una sola semilla encerrada en cada fruta y la germinación de esta semilla depende del tipo de mango que la produjo.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Monoembriónicos

Cuando una semilla de mango es monoembriónica, sólo produce un embrión o un brote. Este brote surge de la polinización y el árbol de mango que crece de esta semilla puede o no parecerse a la planta madre. La mayoría de mangos monoembriónicos son conocidos comúnmente como mangos de la India. Estos árboles casi nunca son propagados por germinación de la semilla, ya que los resultados son tan impredecibles. En su lugar, son propagados injertando una rama del árbol madre sobre un rizoma propicio.

Loading ...
Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Poliembriónico

Las semillas de mango poliembriónicas producirán uno o más brotes que son genéticamente idénticos al árbol madre además de un embrión con la genética cruzada de la polinización. Estos a menudo son llamados árboles de mango hawai y pueden ser propagados por la germinación de semilas en lugar de injertar.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Métodos

Las semillas de mango germinan, ya sea en su lugar final de crecimiento o en un recipiente que bloquee eficazmente la raíz principal, que a su vez promueva la transplantación exitosa. Siembra la semilla de un mango fresco, maduro y suave para garantizar su viabilidad ya que estas semillas tienen una vida útil muy corta. Colócala con el lado convexo emergente a 1/4 pulgada (0,64 cm) por encima de la superficie del suelo en lugar de enterrarla por completo en la tierra. Retira la cáscara exterior (la parte que entra en contacto directo con la pulpa comestible de la fruta del mango) para evitar hacinamientos y facilitar la germinación.

Visage/Stockbyte/Getty Images

Consideraciones

La semilla puede tardar de dos a tres semanas para germinar, dependiendo del clima, las temperaturas más frías retrasan la germinación. La temperatura ideal para la germinación y el crecimiento es de 75 a 85 grados fahrenheit (23,89 a 29,44 ºC). Divide los brotes germinados de una semilla poliembriónica para evitar el hacinamiento, ya que un brote eventualmente se desplazará y dominará a todos los demás, si se quedan juntos.

Zedcor Wholly Owned/PhotoObjects.net/Getty Images
Loading ...
Loading ...