Cómo hacer que las heridas de tu perro sanen más rápido

Goodshoot/Goodshoot/Getty Images

Los perros son criaturas juguetonas y como tales frecuentemente sufren heridas menores que requieren de primeros auxilios. La herida más común es una cortada en una pata o en la almohadilla de la misma. Por lo general puedes curar las heridas de un perro manteniéndolas limpias y dejándolas que se sequen al aire libre, pero también puedes hacer que se curen más rápido con un cuidado mínimo. (Por supuesto, si el sangrado es excesivo o no se detiene después de 5 minutos debes buscar atención veterinaria inmediata.) Usa un antiséptico tópico y vendaje limpio para acelerar la sanación en los perros con cortaduras y raspaduras menores.

Paso 1

Limpia los residuos de la herida con suavidad con la mano o con pinzas, sin frotar.

Paso 2

Limpia la herida con jabón y agua o con una solución de peróxido de hidrógeno al 3%. No uses peróxido en la herida después de la primera limpieza ya que puede evitar la coagulación normal.

Paso 3

Seca la herida, siendo cuidadoso de mantener el pelaje fuera de la misma.

Paso 4

Aplica pomada antiséptica, preferiblemente una que esté especialmente formulada para caninos.

Paso 5

Cubre la herida con una almohadilla de gasa gruesa y envuélvela firmemente con una tira de gasa. Pégala con cinta adhesiva para que permanezca en su lugar.

Paso 6

Flexiona la articulación más cercana al vendaje para asegurarte de que el área sea móvil y tenga buena circulación.

Paso 7

Reemplaza el vendaje al menos una vez al día para evitar una infección o si se humedece, se suelta o se ensucia. Vuelve a aplicar antiséptico para el nuevo vendaje.

Más reciente

×