Cómo hacer jugo de tomate con tomates frescos

•••

El jugo de tomate fresco tiene mucho potasio y puede hacerse en casa con tomates frescos. Esta es una buena y nutritiva forma de aprovechar los tomates adicionales de la hortaliza. Esta receta rinde aproximadamente 1 cuarto (0,946 l) de jugo, pero puedes duplicarlo o triplicarlo según sea necesario. Como regla general, utiliza 3 ¼ libras (1, 474 kg) de tomates por cada cuarto de galón ( 0,946 l) de jugo que desees producir.

Passo 1

Lava los tomates en agua fría para eliminar cualquier residuo externo. Con un cuchillo afilado, retira con cuidado los tallos. Corta los tomates en cuartos y quita cualquier mancha verde, blanca o maltratada.

Passo 2

Coloca inmediatamente los cuartos de tomate en una gran olla de acero inoxidable o caldera, para evitar que el jugo se separe. Pon los tomates a fuego lento o a fuego medio-alto, revuelve constantemente hasta que quede un puré suave y jugoso. Esto toma alrededor de cinco a ocho minutos.

Passo 3

Coloca un recipiente grande debajo de un tamiz de malla fina para recibir el jugo y transfiere los tomates a la criba. Empuja el puré con las manos para separar la piel y las semillas. Elimina los restos del tamiz.

Passo 4

Vuelve a colocar el jugo de tomate en un sartén u olla, pon éste a calentar a un fuego medio-alto. Retíralo del fuego. Luego preparar el frasco de conservas mediante un baño en agua hirviendo durante el proceso.

Passo 5

Agrega el jugo de limón en el frasco de conservas esterilizado. Pon agua suficiente en una olla grande para cubrir 1 pulgada ( 2,54 cm) la parte superior del frasco. Deja que el agua hierva a fuego medio-alto.

Passo 6

Transfiere el jugo de tomate al frasco preparado usando un embudo para evitar derrames. Deja media pulgada (1,27cm ) de espacio en la parte superior del frasco. Pon la tapa al frasco. Extrae el frasco del baño de agua hirviendo, utilizando pinzas metálicas.

Passo 7

Deja que el frasco permanezca en el agua hirviendo durante 40 minutos y después retírelo utilizando las pinzas de metal para evitar la sobrecocción. Coloca el frasco en un paño de cocina seco para que enfríe y selle.

Passo 8

Deja que el jugo de tomate repose de 12 a 24 horas. Después, verifica que la tapa esté bien sellada, presiona con tu dedo en el centro de la misma. Si la tapa está ligeramente cóncava y no se mueve, significa que está bien sellada.

Passo 9

Etiqueta el frasco con la fecha y contenido. Guarda el frasco en un lugar fresco y oscuro hasta por un año. Conserva el frasco en el refrigerador, una vez que lo hayas abierto, durante una semana cuando mucho.

Más reciente

×