Cómo hacer sal saborizada

La sal saborizada tiene muchos usos en la cocina, tanto en la preparación de las comidas como en la condimentación de otras ya realizadas. Existe una gran variedad de ingredientes diferentes que puedes usar para saborizar la sal, dependiendo de cómo planees usarla. Puedes usar pimentón dulce, chile en polvo e incluso cáscara de cítricos secos para crear sales deleitables y deliciosas que añadirán un toque especial a cualquier plato que prepares.

Sal saborizada

Coloca una taza de sal gruesa en el bol y agrega 2 cucharadas de la especia que desees.

Revuelve bien los ingredientes para mezclar y vierte la sal saborizada en un recipiente.

Sella el recipiente y guárdalo a temperatura ambiente durante un máximo de seis meses.

Sal de sabor cítrico

Lava la fruta y quita las cáscaras. Corta las cortezas en tiras de aproximadamente 1 pulgada de ancho y colócalas dentro de la bandeja para hornear en una sola capa.

Precalienta el horno a 300 grados y apágalo.

Coloca la bandeja dentro del horno y déjala secarse durante aproximadamente tres horas cuando esté apagado.

Retira la bandeja del horno y procesa las cáscaras de los cítricos en el procesador de alimentos hasta que se conviertan en un polvo fino.

Coloca una taza de sal gruesa en el bol y agrega 2 cucharadas de polvo de cáscara de cítricos a la sal. Mezcla bien los ingredientes y viértelos en un recipiente.

Sella el recipiente y guárdalo a temperatura ambiente. Utiliza la sal de sabor cítrico dentro de los 6 meses de conservación.

Más reciente

×