Cómo limpiar una alfombra de cuero

Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

Una alfombra de calidad puede agregar gusto y textura a una habitación, calentar los pisos que son fríos al tacto y absorber ecos en un espacio de vivienda escaso. Las alfombras de cuero no son diferentes, pero pueden ser una inversión costosa en comparación a la que implica las alfombras de lana o de algodón, por lo que los compradores serían sabios en cuidar las primeras en todo momento. Con una limpieza apropiada, una alfombra de cuero puede ser la pieza central en una habitación y una herencia familiar valiosa.

Como eliminar el polvo de la alfombra

Paso 1

Saca tu alfombra afuera y sacúdela; ésta es una manera rápida de eliminar el polvo suelto que está en la alfombra debido al tráfico de pies y al polvo de la habitación. Una vez que hayas hecho esto, entra la misma.

Paso 2

Mezcla el agua con un jabón suave y natural en un bol o un balde, dependiendo del tamaño de la alfombra. Si el fabricante del cuero no recomienda limpiarla con agua y jabón, usa un limpiador de cuero a base de espuma.

Paso 3

Sumerge un trapo en la mezcla de limpieza y limpia suavemente con un patrón circular.

Paso 4

Limpia cualquier exceso de jabón o espuma con un segundo trapo sumergido en agua limpia y escurrido.

Paso 5

Seca la alfombra usando toallas suaves con objetos pesados, ejerciendo peso sobre ellas. Un libro funcionará bien. Esto reducirá la posibilidad de rayar o dañar el color debido a cualquier limpiador que no hayas quitado bien. Si la alfombra está todavía húmeda luego de haberla secado, permite que se seque con el mismo aire.

Paso 6

Aplica un acondicionador de cuero para mantener la flexibilidad de la tela y restaurar su lustre.

Más reciente

×