Cómo limpiar las rejillas de hierro fundido de las cocinas

El hierro fundido no sólo es duradero, sino que también es un gran conductor de calor. Por lo tanto, a menudo se utiliza en la fabricación de las rejillas de las cocinas. Por supuesto, la cocina puede ser un lugar muy sucio, con grasa y salpicado de restos de comida. En combinación con el intenso calor, estas sustancias se pegan en las rejillas. Aunque se ve mal, el hierro fundido siempre se puede limpiar. Todo lo que se necesita es trabajo de tu parte y los suministros básicos.

Reúne tus rejillas de hierro fundido y llévalas a un área bien ventilada. Luego ponte los guantes de goma y las gafas protectoras.

Raspa cualquier partícula suelta adjunta al hierro. Puedes usar un cepillo de latón para eliminar cualquier resto de comida quemada o grasa.

Rocía las piezas de hierro fundido con un limpiador de horno, enfocando el rocío en las áreas más sucias o grasosas. Cubre todas las rejillas con el limpiador.

Coloca las rejillas en una bolsa de basura de plástico y ciérrala fuertemente. La bolsa debe estar cerrada hermeticamente. Deja las rejillas en la bolsa durante aproximadamente dos días.

Quita las rejilla de la bolsa, mientras usa guantes de goma y anteojos de seguridad. Luego, usando el cepillo de latón, lava las rejillas de hierro fundido en una mezcla de agua tibia y detergente para lavar platos. Si las rejillas no están completamente limpias, repite el proceso.

Más reciente

×