Lista de alimentos que se pueden congelar

••• Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

Congelar es una manera excelente de no desperdiciar la comida. Puedes ahorrar dinero comprando comida a granel y congelando una parte para su consumo posterior. Del mismo modo, cocinar grandes cantidades de un plato y congelar lo que sobró es una buena estrategia para ahorrar tiempo y dinero. Puedes seguir pautas para congelar comida segura y económicamente. Algunos alimentos no pueden congelarse por motivos de seguridad y sanitarios.

Vegetales

Jupiterimages/Stockbyte/Getty Images

La mayoría de los vegetales pueden congelarse y comprarlos frescos a granel a un mayorista o en un mercado central y congelarlos puede ser una manera excelente de recortar costos. La espinaca, los ajíes, las arvejas, los frijoles, el brócoli, las hojas de nabo y los brotes se congelan bien. Los vegetales con contenido de almidón, como el maíz y el quingombó también pueden congelarse. Al congelar vegetales como cebollas y ajíes, pícalos o córtalos en rodajas y guárdalos en bolsas plásticas para congelador. Esto los mantendrá frescos y listos para colocarlos en una sartén para agregar a patatas fritas, omelets y otros platos.

Carnes y mariscos

Eising/Photodisc/Getty Images

La mayoría de las carnes se pueden congelar. Las pechugas de pollo, los filets de pescado, las chuletas de cerdo, los bifes, los langostinos, el pavo y el jamón pueden mantenerse congelados de uno a seis meses. Cuanto más fresca sea la carne al congelarla, más fresca será al descongelarla. Si esperas a congelar la carne cuando está por vencerse, no quedará tan fresca. La frescura de la carne congelada literalmente se congela hasta que se la descongela.

Alimentos que no deben congelarse

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Los huevos con cáscara nunca deben congelarse. Los productos lácteos como la crema y la mayonesa no se congelan bien debido a su alto contenido graso. Siempre se produce una separación y se pueden cortar. Muchas frutas cambian de consistencia cuando se las congela. Por ejemplo, las fresas, el melón y algunos frutos del bosque cambian de textura debido a su alto contenido de agua. Cuando se los descongela, se ablandan. Del mismo modo, la lechuga, los rabanitos, el apio y otros vegetales con un alto contenido de agua pierden su textura cuando se los congela y posteriormente se los descongela. Es preferible usar estos alimentos frescos.

Advertencias

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Nunca vuelvas a congelar una carne o un pescado o mariscos después de haberlos descongelado. Puedes correr el riesgo de intoxicarte. La carne debe descongelarse por completo antes de cocinarla para asegurarte de que la comida se está cocinando a una temperatura que mate a las bacterias o los microbios. Comidas como macarrones o lasaña con bases líquidas se volverán más gruesas cuando se congelen. Prepara esos platos con una mayor cantidad de agua si tu idea es congelarlos.

Más reciente

×