Cómo mantener tu aliento fresco todo el día

••• Ryan McVay/Valueline/Getty Images

Besar, abrazar y en general estar cerca de alguien y simplemente hablar, todo ello resulta difícil cuando tu aliento huele mal, tanto para ti como para la otra persona. A veces, el aliento despide mal olor a pesar de cepillarse los dientes dos veces al día. Sigue estos consejos para que puedas mantener tu aliento fresco toda la jornada.

Passo 1

Cepíllate los dientes dos veces al día. Utiliza un cepillo de cerdas suaves o de suavidad media, ya que son más delicadas con la superficie de los dientes. Elige un dentífrico que contenga flúor y algún agente antibacteriano, como triclosán. Para conseguir un aliento aún más agradable, opta por una fragancia refrescante, como la menta, en lugar de utilizar, por ejemplo, una pasta con sabor a chicle para niños.

Passo 2

Cepíllate la lengua al mismo tiempo que te cepillas los dientes. Es posible que te haga cosquillas al principio, pero rápidamente se convertirá en un hábito y lo harás de forma automática. Utiliza un limpiador lingual al menos una vez por semana o diariamente si el mal aliento te supone un problema.

Passo 3

Haz gárgaras con un enjuague bucal durante aproximadamente 60 segundos para acabar con cualquier bacteria que pueda quedar en tu boca.

Passo 4

Bebe agua con frecuencia durante el día. Te ayudará a eliminar las bacterias y las partículas de alimentos que hayan podido quedar en la boca. Enjuágate la boca con agua después de cada comida.

Passo 5

Mastica chicle sin azúcar con sabor a menta a lo largo del día. Por una parte, la menta actuará como elemento desodorizante en tu boca; por otra, el chicle en sí ayudará a eliminar los restos de comida. Elige uno que no contenga azúcar, ya que ésta serviría de alimento a bacterias que resultan dañinas para los dientes.

Más reciente

×