Cómo mezclar pintura sencilla con otra de esmalte

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

La pintura sencilla y la pintura de esmalte pueden mezclarse, incluso si son de marcas diferentes, siempre y cuando sean del mismo tipo; no puedes mezclar pintura con base acuosa con la de base aceitosa. Mezclar brillos distintos dará como resultado un brillo diferente e impredecible, dependiendo de las proporciones. Mezclar un esmalte muy brillante con pintura simple te brindará un acabado satinado o semibrillante. Al hacer esto, sin embargo, podría verse comprometida la capacidad de lavado, la durabilidad y la apariencia general de la pintura.

Paso 1

Revisa bien que la pintura sea del mismo tipo. No mezcles pintura de exteriores con una de interiores; ésta no se conservaría bien a la intemperie y emitiría vapores potencialmente perjudiciales en el interior de tu casa.

Paso 2

Vierte la pintura en un balde de 5 galones (19 l) y mézclala bien. Usa un palo largo o, para un mezclado más minucioso y sencillo, un accesorio para mezclar para un taladro eléctrico.

Paso 3

Vierte la pintura de un balde a otro varias veces, cuando menos dos, mezclando cuidadosamente cada vez. Esto asegura que la pintura del fondo del balde se revuelva también.

Paso 4

Prueba el resultado pintando una muestra en un pedazo de cartón o de madera sobrantes y dejándola secar. Si tienes mucha pintura, guarda un poco de la sencilla y del esmalte para que puedas ajustar tu mezcla añadiéndole más de cualquiera de éstas.

Paso 5

Marca la pintura sobrante cuando hayas terminado el proyecto. Guárdala en un lugar apropiado para los retoques posteriores, porque será imposible duplicar pintura mezclada de esta forma.

Más reciente

×