Cómo pegar espejos sin marco sobre yeso

••• Jupiterimages/Creatas/Getty Images

Las paredes interiores de la mayoría de las casas están hechas de yeso. Las vigas de madera, o traviesas, están detrás de las paredes de yeso. Cuando cuelgas un espejo de la forma tradicional, debes localizar primero una traviesa. El yeso en sí no soporta objetos pesados, y hay una posibilidad de que tu espejo se caiga al suelo y se rompa. Pegándolo a la pared no necesitas buscar una traviesa o arriesgarte a romperlo. Pegar un espejo tiene otros beneficios también. Previene que caigan trozos al suelo si llega a romperse. Además, no tienes que considerar el marco antes de cambiar la decoración, dado que un espejo sin marco va bien con cualquier esquema decorativo.

Passo 1

Examina la habitación con cuidado. Determina dónde iría mejor tu nuevo espejo. Habla con los miembros de tu familia y pide sus opiniones. Cuando hayas pegado el espejo a la pared no podrás quitarlo sin dañar ambos. De modo que elegir el punto correcto es crucial.

Passo 2

Pide a un familiar que sostenga el espejo contra la pared en el punto que has seleccionado. Traza el perfil con un lápiz.

Passo 3

Lija la zona dentro de las líneas con papel de lija de grano 40 a 60. Esto hace que la pared quede áspera y ayuda al espejo a adherirse de manera apropiada.

Passo 4

Limpia el polvo que quede después de lijar con un trapo limpio y seco. Limpia la parte posterior del espejo con otro distinto. Ambas superficies deben estar totalmente libres de polvo para asegurar que el espejo se pegue bien a la pared.

Passo 5

Pon el pegamento para espejo en la parte posterior de éste, siguiendo las directrices del fabricante.

Passo 6

Presiona firmemente el espejo contra la pared. Pide a un amigo o familiar que lo fije en su sitio con cinta de pintor mientras lo sostienes.

Passo 7

Quita la cinta después de 48 horas.

Más reciente

×