Cómo hacer que tu perro mantenga su cono puesto después de castrarlo

dog image by Michal Tudek from Fotolia.com

Después de que hayan castrado a tu perro, necesitarás cuidarlo para que no se lama o muerda sus suturas. Los veterinarios recomiendan un aparato de plástico en forma de cono que se llama collar Isabelino (Collar-I) para evitar que tu perro alcance sus heridas. Asegurar y mantener el collar mantendrá el cono incluso en los perros activos.

Paso 1

Compra un collar isabelino si tu veterinario no te dio uno. Ve a una farmacia y compra gasa adicional.

Paso 2

Coloca el collar isabelino alrededor del cuello de tu perro. Desliza la lengüeta a través de la ranura, dejando lugar para dos dedos. El collar no debe caer sobre la cabeza de tu perro. Un collar muy apretado molestará al perro y lo incitará más a tratar de quitárselo. Ata la gasa fuertemente alrededor de la parte inferior del collar isabelino.

Paso 3

Ajusta el collar si es necesario. Los primeros días chocará con muebles y con las paredes; esto pasará mientras se acostumbra. Hasta los perros más bulliciosos pueden manejarlo. Quizás necesites quitarle el collar cuando come. Quítale el collar solo cuando puedas observar a tu mascota.

Paso 4

Cambia la gasa a diario. En los casos de perros activos, envuelve la gasa alrededor de su collar varias veces y ata la gasa en la parte de atrás de su cuello. Si el collar del perro entra en la lengüeta del collar isabelino, puedes enlazar el collar a través de él. Entonces, coloca la combinación de collares en el perro apretando su collar. También puedes usar la gasa alrededor de las lengüetas, envuélvelas alrededor del collar y átalas con un moño.

Paso 5

Mantén a tu perro con el collar puesto por el tiempo que especificó el veterinario. Los perros deben usar el collar isabelino, generalmente, por lo menos siete días.

Más reciente

×