Cómo plantar bulbos de oxalis

Con sus hojas en forma de trébol y sus delicadas flores, las plantas de oxalis brindan su elegancia a todos los jardines, tanto de interior como de exterior. Sus hojas reaccionan a la luz, cerrándose como delicados abanicos por la noche y en los días nublados. Tanto si eres irlandés como si no, no tendrás que ser afortunado para cultivar un trébol o dos, pero puede que sí te traigan suerte. Planta bien los bulbos de oxalis para disfrutar toda la estación de sus famosas hojas de tres lóbulos y de sus intrincadas flores.

Busca una ubicación con mucho sol. Estarán mejor en una zona baja o en un bancal elevado. El mejor emplazamiento será el que les proporcione pleno sol y un suelo con una humedad constante, pero no anegado.

Extrae suficiente tierra para cubrir la zona donde los bulbos de oxalis serán plantados. Mezcla en partes iguales abono y turba y ponlo todo en el bancal del jardín. Extraer la tierra resulta más fácil en un bancal elevado. Humedece la tierra ligeramente y añade más, si es preciso, para rellenar el bancal.

Planta los oxalis en cualquier momento en las zonas de la 8 a la 11. En zonas más frías, espera hasta la última helada. Cava hoyos de una pulgada de profundidad y coloca los bulbos apuntando hacia arriba. Puedes espaciarlos unas 6 pulgadas o más, dependiendo del efecto deseado. Si los plantas más separados, les darás más espacio para que se propaguen. Si los acercas, conseguirás el efecto de un gran macizo de flores.

Cubre los bulbos y golpea con suavidad la tierra, sin apretarla ni compactarla, y riega abundantemente. Cuando los brotes empiecen a salir de la tierra, nutre los tréboles con un fertilizante para plantas en general, siguiendo las indicaciones del envase.

Comprueba diariamente las necesidades de humedad de tus plantas de oxalis. Suminístrales agua suficiente para mantener el suelo ligeramente húmedo. Puedes añadir turba para conseguirlo. Si lo prefieres, añade mantillo una vez que las plantas hayan salido, para evitar la evaporación en los días soleados y mantener así la tierra húmeda.

Más reciente

×