Cómo saber si un pollo crudo que está en la heladera está en mal estado

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Es importante inspeccionar los productos de pollo antes de usarlos en una receta, pues el pollo en mal estado contiene agentes que provocan enfermedades, y no hay manera de "salvar" un pollo podrido. Usar tus sentidos para inspeccionar minuciosamente todas las partes del pollo te ayudará a evitar que tú y tus seres queridos ingieran de forma accidental carne en mal estado.

Paso 1

Inspeccione la fecha "Usar antes de" situado en el envoltorio del pollo. Desecha las aves de corral si esta fecha está vencida, a menos que la hayas congelado antes de la fecha indicada.

Paso 2

Retira todo el envoltorio de papel de aluminio del pollo. Esto te permitirá inspeccionarlo cuidadosamente.

Paso 3

Huele el pollo crudo. El pollo crudo en mal estado tiene un olor fétido, que es reconocible incluso a uno o dos pies de distancia. Desecha el pollo inmediatamente si reconoces ese olor.

Paso 4

Frota tus dedos a lo largo de la superficie del pollo. El pollo en mal estado se siente anormalmente viscoso y pegajoso.

Paso 5

Busca decoloración en el pollo crudo, como zonas grises u oscuras. Si bien la decoloración por sí sola no significa necesariamente que el pollo esté en mal estado, esto junto con un mal olor y/o textura pegajosa o viscosa, es una indicación clara que la carne se echó a perder.

Más reciente

×