Cómo poner inyecciones intramusculares a un perro

GlobalP/iStock/Getty Images

Si tienes un perro que necesita inyecciones, deberías aprender a ponerle una intramuscular. A diferencia de las inyecciones subcutáneas, las intermusculares necesitan que inyectes la sustancia dentro de la carne del músculo.

Paso 1

Introduce el líquido dentro de la jeringa. La mejor forma de hacerlo es colocar la botella de líquido de la inyección boca abajo e introducir la aguja de la jeringa para extraer la sustancia. Saca sólo la cantidad que necesites, o en caso de una vacunación de una sola dosis, saca todo el líquido extrayendo el émbolo.

Paso 2

Mezcla una vacunación monodosis (si fuera necesario) introduciendo la aguja en el contenido seco y apretando el émbolo para mezclar el líquido con el granulado. Revuelve la mezcla para que se combine y luego coloca la botella boca abajo e introduce la mezcla en la jeringa. Ten cuidado de no introducir aire en la jeringa y extrae todo el líquido.

Paso 3

Quita el aire de la jeringa. Sujétala con la aguja apuntando hacia arriba y presiona suavemente hasta que expulse todo el aire pero sin que salga el líquido a presión.

Paso 4

Localiza el músculo grueso en la parte de atrás de los muslos de tu perro. Está en la parte posterior y no a los costados. Debe ser una zona carnosa y capaz de soportar una inyección.

Paso 5

Introduce rápidamente la aguja adosada a la jeringa en la parte trasera del muslo lejos de los huesos y ligamentos.

Paso 6

Saca suavemente el émbolo y busca sangre. Si aparece sangre en la jeringa, pon la inyección en otro lugar e inténtalo de nuevo.

Paso 7

Inyecta al perro el contenido de la jeringa y extrae la aguja.

Paso 8

Revisa si hay reacciones alérgicas, que incluyen hinchazón de la cara, problemas respiratorios o pérdida del conocimiento. Ponte en contacto inmediatamente con un veterinario para que te informe sobre las dosis apropiadas y sobre la administración de difenhidramina y epinefrina.

Más reciente

×