Cómo preparar camarones frescos para congelarlos

••• shrimp image by Aleksandr Ugorenkov from Fotolia.com

Congelar camarones frescos te permite estirar la vida útil de esta delicadeza, pero hacerlo mal puede dejarte con el congelador lleno de mariscos incomibles, quemados por el hielo. Los camarones frescos se pueden congelar con o sin su cáscara.

Passo 1

Lava los camarones con agua corriente y retira las cabezas y las venas oscuras que corren por su parte inferior.

Passo 2

Añade la sal a un cuarto de galón (un litro) de agua fría y lava de nuevo. Escurre bien.

Passo 3

Guarda los camarones en un recipiente a prueba de vapor y humedad.

Passo 4

Marca el recipiente y colócalo en el congelador. Mientras más pronto coloques los camarones frescos en el congelador luego de traerlos a casa, mejor.

Passo 5

Para descongelar los camarones, colócalos con su recipiente en uno más grande lleno con agua fría. Déjalos reposar durante algunas horas y luego retira los camarones ya descongelados.

Más reciente

×