Cómo preparar repollo frito

Digital Vision/Digital Vision/Getty Images

El repollo se compra por el tamaño de su cabeza pero la mayoría de los cocineros no la utilizan toda para una ensalada triturada u horneada. Con esta sencilla receta puedes freír el resto del repollo y hacer un delicioso plato.

Paso 1

Corta la cabeza del repollo en segmentos de aproximadamente ½ pulgadas (1.7 cm) de ancho. La longitud es de poca importancia siempre y cuando los segmentos no se salgan de los bordes del sartén.

Paso 2

Vierte una cantidad suficiente de tu aceite preferido para cocinar en una sartén o wok para cubrir el fondo de la superficie y a continuación enciende el fuego.

Paso 3

Calienta el aceite hasta el punto en que la superficie empieza a brillar y a parecer que quiere moverse. Los puntos de inflamación varían según el tipo de aceite pero su comportamiento indica “muy caliente, pero aún no se quema” con cualquier tipo.

Paso 4

Agrega toda la pila de los segmentos de repollo a la sartén. Si has calentado el aceite adecuadamente, éste será un paso bastante ruidoso.

Paso 5

Voltea y revuelve constantemente el repollo con una espátula resistente al calor. La sartén está caliente y el repollo no va a permanecer en ella por mucho tiempo.

Paso 6

Sazona al gusto mientras lo fríes. Unas sugerencias son: sal, pimienta negra molida, comino o semillas de amapola y un poco de tu vinagre favorito.

Paso 7

Retira el repollo de la sartén o wok y sírvelo en un plato cuando se haya reducido y tenga un toque marrón en sus bordes; después de 5 minutos de cocción. Sírvelo bien caliente.

Más reciente

×