Cómo probar plata con un imán

••• Thinkstock/Comstock/Getty Images

La plata es un metal precioso valioso y, como tal, hay personas que tratan de hacer pasar falsificaciones por cosas reales. Hay varias maneras de probar la autenticidad de los metales preciosos como ser la plata sin producirle daño al propio metal. Ya que la plata no es un metal magnético, puedes utilizar un imán para una prueba rudimentaria de su autenticidad.

Passo 1

Ubica la plata sobre una superficie plana y limpia para asegurar que no hayan partículas residuales que infecten el metal o tus resultados.

Passo 2

Pasa el imán muy lentamente y con mucho cuidado por encima del metal, evitando el contacto con la plata para evitar infectarlo.

Passo 3

Comprueba la parte inferior de tu imán para ver si el metal se ha adherido magnéticamente. Cualquier mínima adherencia significa que el metal no es plata, dado que ésta no es magnética.

Más reciente

×